BLOG    |   Trabaja con nosotros    |   Contacto   |   Llámanos: 910 14 95 75



BLOG

WEB-p3.png

26 octubre, 2021 Patologías0

Tu hijo no atiende en clase, no muestra interés por nada, se comporta de forma hiperactiva…Quizás padece TDAH. El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es un problema de salud mental que suele aparecer en la infancia, generalmente a partir de los 7 años, y que está clasificado como un trastorno de conducta. Se caracteriza, de ahí su denominación, porque los niños se muestran hiperactivos (una actividad física excesiva), impulsivos y tiene problemas para mantener la atención en una única actividad de forma continuada.

Mañana 27 de octubre se celebra el Día Nacional del TDAH y octubre el mes europeo de sensibilización del TDAH, donde las asociaciones que trabajan a favor de este trastorno organizan diversas actividades, con el objetivo de concienciar sobre estas patologías y darles la visibilidad e importancia que merecen.

Síntomas en los niños

  • Falta de atención. Los niños con falta de atención (que se distraen con facilidad) tienen problemas para centrar la atención, concentrarse y mantenerse bien enfocados en una tarea. Pueden no escuchar bien las instrucciones, se pueden perder detalles importantes y pueden no terminar lo que empiezan.
  • Hiperactividad. Los niños hiperactivos son inquietos, incansables, no saben estarse quietos y se aburren con facilidad. Pueden tener dificultades para estar sentados y quietos o para estarse callados cuando es necesario. Es posible que hagan las cosas a prisa y corriendo y que cometan errores por descuido. P
  • Impulsividad. Los niños impulsivos actúan demasiado rápido antes de pensar. Interrumpen a menudo, pueden empujar o agarrar a otros y tener dificultades para esperar. Pueden hacer cosas sin pedir permiso, agarrar cosas que no les pertenecen o actuar de maneras arriesgadas.

El TDAH en los adultos puede llevar a relaciones inestables, mal desempeño en el trabajo o en la escuela, baja autoestima y otros problemas. Los síntomas comienzan en la primera infancia y continúan en la adultez. En algunos casos, el TDAH no se reconoce ni se diagnostica hasta que la persona es un adulto. Los síntomas en adultos pueden no ser tan claros como los síntomas que presentan los niños.

El TDAH en cifras

  • El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es una patología psiquiátrica que padece entre un 2 y un 5% de la población infantil.
  • Se trata de uno de los trastornos más importantes dentro de la Psiquiatría Infanto-Juvenil, constituyendo cerca del 50% de su población clínica.
  • El TDAH es crónico y comienza a revelarse antes de los 7 años. Tiende a ser diagnosticado y tratado insuficientemente.
  • En los países en donde se aplican con mayor frecuencia tratamientos para el TDAH, las tasas de prescripción médicas sólo representan entre el 3 y el 7 % de los niños que se cree que padecen este trastorno, e incluso menos del 4% estimado de los adultos que lo sufren.

¿Cómo se trata el TDAH?

  • Medicamentos. Son fármacos que activan la capacidad del cerebro para prestar atención, calmarse y usar más el autocontrol.
  • Terapia conductual. Los terapeutas pueden ayudar a los niños a desarrollar las habilidades sociales, emocionales y de planificación que tienen poco desarrolladas debido al TDAH.
  • Entrenamiento de los padres. Por medio del entrenamiento, los padres aprenden mejores maneras de responder a los problemas de comportamiento que forman parte del TDAH.
  • Apoyo en la escuela. Los profesores pueden ayudar a los niños con TDAH a rendir más y a disfrutar más en la escuela.

Un tratamiento adecuado ayuda a mejorar el TDAH. Los padres y profesores pueden enseñar a los niños pequeños a controlar y a gestionar mejor su atención, su comportamiento y sus emociones. A medida que van creciendo, los niños deben aprender a mejorar su capacidad de prestar atención y su autocontrol.

Cuando no se trata el TDAH, a los niños les resulta muy difícil salir adelante. Esto puede derivar en una baja autoestima, depresión, comportamiento oposicionista, fracaso escolar, conductas de riesgo o conflictos familiares.

 

Tratamiento de TDAH en Proyecto3 Psicólogos

La medicación no es el único método para ayudar a pacientes con esta patología. Cada paciente necesita que su caso sea estudiado de forma individual.

Nuestro modelo tiene un claro enfoque interdisciplinar lo que nos diferencia de otros tratamientos. Tenemos una visión global de la persona y atendemos su necesidad desde todas las perspectivas: psicológica, cuando existen necesidades emocionales, conductuales o personales; neuropsicológica cuando existen problemas cognitivos, atencionales; logopédica cuando detectamos problemas concretos de aprendizaje de la lectoescritura o la expresión y desde terapia ocupacional cuando la dificultad afecta a habilidades motoras y actividades de la vida diaria.

En nuestros tratamientos, hemos generado un protocolo integrador donde trabajamos con la persona y sus contextos principales. La familia y el colegio o su entorno laboral forman parte del tratamiento y planteamos objetivos con cada uno de ellos.


DIA-SUICIDIO.png

9 septiembre, 2021 General0

Desde el año 2003, la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud, ha promovido cada 10 de septiembre el Día Mundial para la Prevención del Suicidio. Un día señalado que tiene como objetivo de concienciar a nivel mundial sobre el suicidio y su prevención.

Este día es necesario para dar visibilidad a este horrible problema que afecta a nivel mundial y que, en lugar de mejorar, cada año presenta cifras más devastadoras. El suicidio sigue siendo la primera causa externa de defunción en España desde hace más de una década. En 2018 (INE), fallecieron en España 3.539 personas por suicidio. Y por si estos datos no fuesen terribles, el suicidio ya es la principal causa de muerte entre los jóvenes.

Debemos tener en cuenta que cada vida perdida representa a un amigo, padre, hijo, abuelo o compañero de alguien. Por cada suicidio producido muchas personas alrededor sufren las consecuencias. Por ello, como sociedad hay que trabajar para prevenir estas situaciones, poner el foco en la información y la comunicación y ayudar en lo máximo posible a todas las personas afectadas. 

Señales de alerta del suicidio

No siempre se puede conocer con anterioridad si alguna persona de nuestro entorno cercano está pensando en el suicidio. No obstante, existen algunas señales que pueden encender las alertas:

  • Habla acerca del suicidio, o expresar frases como «desearía no haber nacido», «quisiera estar muerto», o similares.
  • Intenta obtener medios para hacer efectivo el suicidio.
  • Retraimiento extremo.
  • Cambios de humor.
  • Preocupación por la muerte.
  • Sentir impotencia y desesperanza ante una situación.
  • Abuso de alcohol y drogas.
  • Cambios en la rutina normal.
  • Hacer cosas autodestructivas e imprudentes.
  • Despedirse de las personas como si fuera a ser definitivo.

¿Por qué suicidarse?

Cuando se trata de determinar qué causa el suicidio, hay una serie de razones por las que alguien querría quitarse la vida. A continuación, enumeramos algunas de las causas más comunes.

Depresión: La causa más común de suicidio, los pensamientos depresivos profundos, están típicamente acompañados de una sensación de sufrimiento y un sentimiento de desesperanza para escapar del dolor.

Es importante hablar sobre la depresión sin importar cuán incómodo sea, ya que esto puede causar que los individuos que sufren de esta enfermedad se abran más y se vuelvan lo suficientemente confiados para hablar sobre su dolor.

Psicosis: Se sabe que las enfermedades mentales causan suicidio a través del deterioro cognitivo. La esquizofrenia es un tipo de psicosis que a menudo se asocia con tendencias suicidas. Las voces internas ordenarán a los individuos funcionales que se autolesionen, y deben ser tratadas para evitar que estas voces se conviertan en demasiado autoritarias.

Accidentes: El suicidio accidental es una causa muy común entre los adolescentes y adultos jóvenes. Esta causa puede estar vinculada a problemas de consumo de sustancias, y suele ocurrir a quienes sufren una adicción. La mejor defensa contra esta causa es buscar un tratamiento de desintoxicación o de recuperación del consumo de sustancias.

Aislamiento social: Común en muchos grupos de diferentes edades, el aislamiento social hace que los individuos experimenten soledad, una de las principales causas conocidas de suicidio, especialmente entre los hombres.

A menudo, las personas que experimentan el aislamiento social tienen dificultades para expresar sus sentimientos a los demás y se presentan para admitir sus pensamientos suicidas. Debido a la amenaza percibida de aislamiento, un individuo recurrirá al suicidio como una forma de escapar.

 

Si tienes pensamientos suicidas, pero no estás pensando en hacerte daño a ti mismo en lo inmediato:

  • Acércate a un amigo cercano o un ser querido, aunque sea difícil hablar sobre tus sentimientos.
  • Comunícate con un pastor, un líder espiritual u otra persona de tu comunidad religiosa
  • Llama a la línea directa de asistencia al suicida.
  • Programa una consulta con tu médico, un profesional de salud mental u otro profesional de atención médica.

Los pensamientos suicidas no desaparecen por sí solos, así que busca ayuda.

En Proyecto 3 Psicólogos podremos brindarte ayuda psicológica y tratamiento desde varias áreas. Somos un equipo interdisciplinar que atiende todas las necesidades educativas, psicológicas y funcionales del desarrollo infantil, juvenil o adulto.


Copia-de-Sin-titulo-5.png

15 julio, 2021 Patologías0

Uno de los problemas más frecuentes en consulta es la baja autoestima. La baja autoestima conlleva una percepción negativa sobre uno mismo, y es un factor que nos puede limitar mucho en nuestra vida diaria.

La baja autoestima está detrás de la mayoría de los problemas psicológicos y emocionales, y es un obstáculo para la felicidad. Las características principales de la autoestima es que NO es innata, esto es, se va formando, desarrollando y modificando con la experiencia y a lo largo de nuestra vida. Por tanto, está muy influenciada con nuestro contexto.

De esta forma la persona terminará desarrollando una autoestima alta y sana o por el contrario una autoestima baja.

¿Qué es la Autoestima?

La autoestima son los sentimientos que nos profesamos, es el cómo nos sentimos con nuestros comportamientos, actitudes, habilidades, logros y fracasos. Es el sentido de nuestra valía y el aprecio que nos tenemos. Se trata de una relación que vamos construyendo con nuestro “yo” a lo largo de los años y que está determinada por la manera en que hemos ido reaccionando ante las situaciones que se nos han presentado en la vida.

Componentes de la autoestima

  • Componente Cognitivo: Lo que pensamos acerca de nosotros mismos. Incluye la opinión, ideas y creencias que se tiene de la propia personalidad de la conducta y de uno mismo.
  • Componente Afectivo: Juicio elaborado sobre lo que sentimos, cualidades personales, la respuesta afectiva ante la percepción de uno mismo.
  • Componente Conductual: Lo que hacemos, nuestra decisión e intención de actuar.

Tienes falta de autoestima si …

  • No te aceptas tal como eres.
  • Siempre te exiges más y más. Eres demasiado perfeccionista. Minimizas tus logros y nunca es suficiente.
  • Das una importancia exagerada a tus defectos.
  • No confías en tus capacidades.
  • Tienes miedo al fracaso y a los cambios.
  • Tienes muy en cuenta la opinión de los demás y requieres de su aprobación para sentirte bien.
  • No aceptas bien las críticas.
  • Tienes dificultades para expresar tus sentimientos por miedo al rechazo de los demás.
  • Te comparas con otros o tienes sentimientos de inferioridad.
  • Te cuesta mucho decir NO.
  • Tienes hábitos de vida poco saludables.

 

Falta de Autoestima: tips para mejorarla

1. Cambiar las palabras

Se trata de pensar más en positivo identificando los pensamientos del tipo: “no puedo, “es muy difícil”, “seguro que a mí no me sale” por un “lo voy a intentar”, “seguro que no es tan difícil”, “voy a hacer lo que pueda”. A simple vista parece un ejercicio sin importancia, pero tu cerebro lo va a interpretar de forma distinta y con más positividad.

2. Evita compararte con los demás

Comparar tu vida con la de los demás es lo peor que puedes hacer, porque cada persona tiene su vida y unas condiciones que le han llevado a estar en el punto actual. Nadie nace con las mismas capacidades ni tiene las mismas experiencias en la vida.

3. Acéptate tal y como eres

Puedes enfocarte en tus puntos positivos e intentar mejorar los negativos o aquellos que crees que deben cambiar. De esta forma, plantéate metas realistas que sean fáciles de conseguir, ya verás como poco a poco vas aprendiendo todo lo bueno que tienes y lo mucho que puedes hacer por mejorar.

4. Regala(te) tiempo

Dedica un ratito de cada uno de tus días para hacer una actividad que te guste, como puede ser dar un paseo, leer, escribir, salir a dar una vuelta con tus amigos…

5. Y, por último, si tienes problemas de ansiedad, estrés que te impiden vivir una vida en serenidad, busca ayuda psicológica siempre que lo necesites.

 

Si sientes que tienes tu autoestima baja y que puede tener su origen en otras patologías y trastornos, pídenos una cita y valoraremos tu caso. En Proyecto 3 Psicólogos somos un equipo interdisciplinar que atiende todas las necesidades educativas, psicológicas y funcionales del desarrollo infantil, juvenil o adulto.

DIRECCIÓN
Miguel Ángel 24, 3º
interior izq. 28010 Madrid

TELÉFONO
910149575 / 665806761

HORARIO
Lunes – Viernes, 08:00 – 20:30
Sábado, 10:00 – 14:00


Diseno-sin-titulo-9.png

18 mayo, 2021 Sin categoría0

El año 2020 supuso un antes y un después en nuestras vidas, la pandemia mundial por coronavirus ha provocado cambios a todos los niveles. Nos ha obligado a mantenernos aislados, con unas duras repercusiones económicas, sociales, sanitarias. Y por si fuera poco, también consecuencias psicológicas. Por ello, queremos explicar cómo afecta el Covid a nuestra salud mental.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya advirtió a mediados de mayo del 2020 que la crisis del coronavirus y sus consecuencias tendrían fuertes consecuencias sobre la salud mental de muchas personas. La organización explicó que se podría registrar un aumento de los suicidios y de los trastornos, y pidió a los gobiernos que no dejasen de lado la atención psicológica.

La OMS detectó un incremento de la angustia de un 35% en China, un 60% en Irán o un 40% en Estados Unidos, tres de los países más afectados por la pandemia.

La crisis sanitaria ha provocado fuertes cambios en nuestro día a día. Han cambiado nuestros hábitos, nuestras rutinas, nuestras prioridades, nuestra manera de relacionarnos con los demás, nuestro ocio, y por supuesto, esto ha afectado a nuestras emociones. Hay un antes y un después del coronavirus en nuestra vida.

Los grupos más vulnerables y con mayor riesgo de sufrir efectos en la salud mental son las personas enfermas de covid-19; las personas con trastornos mentales previos; las de menor nivel socioeconómico; las mujeres que han tenido que responsabilizarse de los cuidados en casa; los profesionales sanitarios y sociales. Además, de los menores y jóvenes son un grupo vulnerable, ya que la pandemia ha representado una ruptura de sus espacios de socialización, disfrute y crecimiento, en una etapa crucial de la vida en que unos meses pueden parecer una eternidad.

El estudio ‘Las consecuencias psicológicas de la Covid-19 y el confinamiento’ llevado a cabo por varias universidades españolas profundiza en estos aspectos.  Según este estudio, los efectos psicológicos del confinamiento y de la crisis sanitaria pueden aparecer demorados en el tiempo y presentar tendencia crónica.

 

¿Cómo afecta el Covid a nuestra salud mental?

 

  • Bajo estado de ánimo o depresión:  durante estos meses de confinamiento, restricciones e incertidumbre, nos ha invadido la pereza, la apatía, la tristeza, y hemos notado como poco a poco nuestra motivación baja, deteriorando nuestro estado de ánimo. Y ahora que podemos salir, no nos apetece, nos sentimos sin fuerzas, sin ganas nada, y el sentimiento de tristeza nos invade, llegando incluso a poder sufrir una depresión.

 

  • Trastornos obsesivos: debido a la pandemia, nos hemos vuelto más metódicos con la limpieza, la desinfección, el uso de geles hidroalcohólicos, etc. Un trastorno obsesivo se caracteriza por la aparición de pensamientos recurrentes sobre algo, ligado a un comportamiento que se tiene la necesidad de repetir una y otra vez. Esos pensamientos son incontrolables y llegan a crear ansiedad, angustia, miedo.

 

  • Ansiedad y angustia: no saber qué puede ocurrir mañana, tener la sensación de no controlar nada, problemas para conciliar el sueño, incertidumbre frente al futuro, etc. Todo ello, nos ha ido generado un estado de ansiedad que no somos capaces de gestionar.

 

  • Trastorno de estrés post-traumático: es natural sentir temor ante una situación traumática o después de ésta, es una respuesta de protección. Pero si este estrés psicológico se ve mantenido en el tiempo incluso cuando el peligro no está presente, se puede convertir en un problema para el desarrollo de nuestro día a día.

 

Desde Proyecto3 Psicólogos queremos apoyar y ayudar a todas esas personas que sientan que necesitan ayuda para gestionar esta situación y los posibles problemas mentales derivados de la misma. También, así, a todos los profesionales que, por su trabajo, estén especialmente expuestos a momentos de estrés, ansiedad, posibles situaciones traumáticas.

Si quieres más información, contacta con nosotros en el +34 655 80 67 61 o a través de secretaria@proyecto3psicologos.com


Dirección

Miguel Ángel 24, 3º interior izq. 28010

Teléfono

910149575 / 665806761

Horario

Lunes – Viernes, 08:00 – 20:30 Sábado, 10:00 – 14:00
Más Información y Cita
whatsapp Whatsapp
Call Now Button¡Llámanos!