BLOG    |   Trabaja con nosotros    |   Contacto   |   Llámanos: 910 14 95 75



BLOG

WEB-p3-8.png

2 diciembre, 2021 Patologías0

Seguro que has oído hablar de la bulimia e incluso conoces a alguna persona que la padece o has visto ejemplos en series y películas…Pero, ¿sabes realmente en qué consiste este trastorno y cómo afecta a las personas? La bulimia es un trastorno de alimentación, uno de los denominados TCA (trastornos de la conducta alimentaria).

¿Afecta la bulimia nerviosa solo a mujeres adolescentes? ¿La persona con bulimia sufre siempre de obesidad? ¿Es el miedo a ganar peso la causa principal de la bulimia? ¿Es un trastorno crónico?

Los mitos y el desconocimiento entorno a la bulimia contribuyen a mantener el problema en quien lo padece, y dificultan que la sociedad comprenda la complejidad de este trastorno, y actúe, de un modo conveniente y saludable, en primer lugar, con las personas con bulimia, pero también, con el entorno familiar, que sufre las consecuencias de esta enfermedad.

Bulimia Nerviosa

Se caracteriza principalmente por episodios de atracones, en los que se ingiere una gran cantidad de comida en un espacio de tiempo reducido y que supone una sensación de falta de control sobre el alimento ingerido. Tras estos episodios, se intentan compensar los efectos de estos mediante vómitos autoinducidos.

Suele ser un trastorno alimentario oculto, que pasa desapercibido y que conlleva a una preocupación extrema por el peso y la figura, una gran insatisfacción con uno mismo acompañado de sentimientos de culpabilidad, así como un patrón de impulsividad e inestabilidad emocional.

Síntomas de la bulimia

Es habitual que la persona bulímica tenga un peso totalmente normal, pero que se vean a sí mismas con sobrepeso. Así, los signos más habituales de la bulimia son:

  • Repetir episodios de ingerir cantidades excesivas de alimentos en una única vez
  • Durante el atracón, la persona tendrá una pérdida de control, sin poder dejar de comer o sin ser capaz de controlarlo
  • Tras un atracón, forzar el vómito
  • Hacer ejercicio excesivo para no aumentar el peso
  • Utilizar laxantes, diuréticos después de comer
  • Ayunar

Consecuencias físicas de la bulimia

  • Cara hinchada.
  • Ulceraciones o callos en el dorso de las manos –en los nudillos–.
  • Caries y erosiones o decoloración en el esmalte –producido por los ácidos del estómago–.
  • Hipertrofia de las glándulas parótidas.
  • Debilidad muscular.
  • Edemas.
  • Distensión abdominal.
  • Arritmias cardiacas.
  • Daños en el esófago.
  • Fallo cardíaco.
  • Alteraciones digestivas.
  • Úlceras pépticas y pancreatitis.
  • Irregularidades hormonales.

 

En Proyecto3 Psicólogos somos conscientes de la importancia que estos trastornos tienen para nuestra salud. Por eso, recomendamos poner solución cuanto antes a través de un tratamiento adaptado a cada paciente.

Te invitamos a contactar con nosotros lo antes posible si tú o alguien de tu entorno sufre trastornos de alimentación. En Proyecto3 Psicólogos estamos encantados de poder ayudarte.


web-peter-pan.png

14 octubre, 2021 Patologías0

Podemos decir que el síndrome de Peter Pan se relaciona con todas aquellas personas que son inmaduras a nivel emocional. Esto hace que busquen satisfacer sus necesidades personas por encima de las de otras personas adquiriendo un estilo comunicacional agresivo en la mayoría de los casos.

Suele afectar a los adultos porque los jóvenes o los adolescentes tienen la licencia de ser inmaduros emocionalmente. Sin embargo, si tu edad biológica ha alcanzado la adultez, pero tus actos reflejan lo contrario, estamos ante un problema.

¿Cuál es el origen del Síndrome de Peter Pan?

En los años 80, el Dr. Dan Kiley, psicólogo norteamericano, observó que algunos de sus pacientes se negaban a aceptar las responsabilidades implícitas a su edad adulta, al igual que ocurría con los personajes de James Matthew Barrie: Peter Pan y Wendy.

El Dr. Kiley agrupó una serie de comportamientos comunes en sus pacientes que denominó con el término Síndrome de Peter Pan. Sus hallazgos los publicó en 1983 en el libro titulado «The Peter Pan Syndrome: Men Who Have Never Grown Up» («El síndrome de Peter Pan: los hombres que nunca crecen»).

Según Kiley, el síndrome de Peter Pan se puede definir como el conjunto de características que sufre una persona que no sabe o no quiere aceptar las obligaciones propias de la edad adulta, no pudiendo desarrollar los roles (adulto, padre, pareja…) que se esperan según su ciclo vital o desarrollo personal.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome de Peter Pan?

A continuación, mencionaremos los más importantes:

  • Miedo a la soledad. Son personas que no quieren quedarse solas, aunque, como veremos en el siguiente apartado, puede ser una de las consecuencias.
  • Miedo al compromiso. Evitan comprometerse con otras personas.
  • Baja autoestima. En muchas ocasiones no se conocen a sí mismos y esto hace que puedan tener baja autoestima.
  • Eterna adolescencia. Evitan todo tipo de responsabilidades que tengan que ver con la vida adulta.
  • Poca tolerancia a la frustración. Si algo no sale como ellos esperan se enfadan, hasta tal punto de tener que dejar de lado la tarea en la que estaban.
  • Impulsividad. Como los niños pequeños o los adolescentes, son personas impulsivas que no piensan en las posibles consecuencias de sus actos.
  • Inestabilidad emocional. A nivel emocional no saben cómo se sienten o qué hacer para sentirse mejor. Esto hace que tengan muchas fluctuaciones del estado del ánimo.
  • Mentiras constantes. Para conseguir hacer lo que quieren suelen mentir a personas cercanas.

Además, también se puede presentar la no aceptación de los errores propios, egocentrismo, poca voluntad y autocontrol, poca empatía, enfados injustificados, etc.

El síndrome de Peter Pan comporta importantes problemas emocionales y conductuales. A nivel emocional son frecuentes problemas de ansiedad elevada y de tristeza, pudiendo llegar a desembocar en una depresión, por eso es importante tratarlo. Por otro lado, la persona se siente poco realizada con su vida ya que el no asume responsabilidades, lo que le veta el placer de disfrutar de los retos, y que sin ninguna duda repercute en sus niveles de autoestima.

El tratamiento del Síndrome de Peter Pan se centra en tres grandes fases:

  • Asumir que no podemos vivir sin asumir responsabilidades, debe aceptar que es un problema que le causa malestar a él y a su entorno.
  • Aprender a adquirir responsabilidades cotidianas y a vivir como un adulto. A través del aprendizaje de estrategias para el proceso de toma de decisiones y resolución de problemas.
  • Enseñar el manejo sus pensamientos, haciéndole cambiar su forma de interpretar la realidad, evitando las recreaciones en sus emociones en lugar de resolver las cuestiones que le causan malestar.

web-depresion.png

7 octubre, 2021 Patologías0

Desde el año 2004, el primer jueves de octubre se celebra el Día Europeo de la Depresión, una celebración propuesta por la Asociación Europea para la Depresión (EDA), en virtud de que solo en Europa existen 30 millones de pacientes mentales con depresión crónica. La depresión, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), es la principal causa de discapacidad en todo el mundo.

Ocasionalmente, todos nos sentimos melancólicos o tristes, pero estos sentimientos, por lo general, son pasajeros y se superan en poco tiempo. En cambio, cuando una persona tiene un trastorno depresivo, este interfiere con la vida diaria y afecta al desempeño normal de sus actividades cotidianas.

¿Qué es la depresión?

La depresión es una enfermedad común pero grave, y la mayor parte de quienes la padecen necesita tratamiento para mejorar. En el peor de los casos, la depresión puede prolongarse durante años e, incluso, afectar de forma irreversible a la persona que la padece.

Por tanto, la depresión se caracteriza por un estado de ánimo bajo y sentimientos de tristeza, asociados a alteraciones del comportamiento, del grado de actividad y del pensamiento. Puede causar ansiedad, insomnio, pérdida de apetito y falta de interés o placer por realizar diferentes actividades, así como afectar a las actividades laborales, escolares y familiares.

Cifras alarmantes

La depresión puede afectar a cualquier persona, de cualquier nivel socioeconómico y de cualquier edad. De hecho, dos de cada 100 habitantes de entre 16 y 65 años presenta un problema depresivo, y es la tercera causa más frecuente por la que un paciente acude a su médico de familia, según datos del Servicio Andaluz de Salud.

Por otra parte, según datos publicados recientemente por la Asociación Española de Psiquiatría Privada, la depresión afecta al 15% de la población adulta. En España, una de cada cinco mujeres y uno de cada diez hombres padecen este trastorno. Además de a las mujeres, afecta también en mayor medida a las personas menores de 45 años.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la depresión es una enfermedad frecuente en todo el mundo, que afecta a unos 350 millones de personas, y va en aumento: se prevé que en 2021 sea la causa de enfermedad número uno en el mundo desarrollado. En la Unión Europea, 18,4 millones de personas con edades comprendidas entre los 18 y los 65 años padecen cada año una depresión importante.

Tratamiento y seguimiento

Es fundamental romper el tabú que suponen las enfermedades mentales y consultar a un profesional a la mayor brevedad posible y con la misma naturalidad que cualquier otro padecimiento de la vida diaria. Es importante tener siempre presente que, como muchas otras enfermedades, tiene sus síntomas, su tratamiento, su proceso de recuperación y finalmente su cura, y no hay que desesperarse por tratar de llegar al final lo antes posible.

Existen muchas maneras de afrontar la depresión desde el punto de vista de la psicología, siendo muy variadas las terapias usadas por los profesionales para combatir esta enfermedad. Por su parte, los psiquiatras recetan diferentes fármacos que ayudan a su tratamiento.

Por ello, lo primero es ponerse en manos de un psicólogo o psiquiatra que valore la conveniencia de un tratamiento conductual y/o farmacológico específico para esa clase de depresión. Con él nos ayudarán a modificar tanto los sesgos cognitivos como las alteraciones bioquímicas presentes.

 

¿Qué pasa con el cerebro en una depresión?

Si padeces depresión o estás en contacto con personas deprimidas ya te habrás dado cuenta de lo difícil que supone en esa situación valorar los acontecimientos positivos. ¿Por qué sucede esto? No, no es que se empeñen en ignorar lo bueno, es que su percepción, interpretación y hasta sus recuerdos, están alterados por un efecto psicológico denominado sesgo cognitivo.

El sesgo cognitivo implica una distorsión en la interpretación de la información disponible, y existen diferentes tipos. Uno de los sesgos cognitivos más característicos de la depresión favorece que la persona se centre solo en los detalles negativos, incluso a pesar de que el contexto global sea positivo.

Otros sesgos cognitivos de la depresión se relacionan con:

  • Baja autoestima
  • Memoria selectiva
  • Pensamiento dicotómico
  • Maximalismo

El suicidio un riesgo real

Como toda enfermedad mental, la depresión necesita de mucho cuidado, ya que el mismo estado anímico del paciente genera estragos en el organismo como enfermedades cardiovasculares, diabetes u otros trastornos mentales.

Pero el mayor riesgo que existe es el del suicidio. Estudios han demostrado que las personas con depresión crónica son 21 veces más propensas a quitarse la vida.


Manipulacion-Psicologica.png

8 junio, 2021 Patologías0

La manipulación de las personas ha existido desde que el mundo es mundo y es algo realmente peligroso para las personas que la sufren, para las víctimas.  Cuando a la manipulación se le suma la crueldad, el resultado puede ser devastador.  Prueba de ello son algunos de los manipuladores más conocidos por todos como: Hitler, Mussolini o Bernard Madoff . Pero no hace falta llegar a ser un dictador ni desestabilizar la economía mundial para ser un manipulador peligroso. Por ello, hoy hablamos de la Manipulación psicológica y de cómo detectarla.

Podemos encontrar una persona manipuladora muy cerca, puede tratarse de un jefe, un amigo, un colega, un padre, un hijo… Y, aunque el manipulador suele colocar en su diana a personas inseguras y necesitadas de estima, todos podemos caer en su red. Puede estar tan cerca que no es posible huir, a veces ni siquiera se puede mantener una distancia saludable, pero hay pautas para romper su influjo dañino.

¿Pero cómo sabemos si tenemos cerca alguno de ellos? El catedrático de Psiquiatría José Luis Carrasco Perera, responsable de la unidad de Personalidad de Blue Healthcare nos da una pista muy clara: «Cuando puede demostrarse que, de manera habitual, suministra información a las personas de manera sesgada, parcial y engañosa con el objeto de controlar la voluntad de las mismas».

Manipulación psicológica: Cómo detectar y neutralizar a un manipulador

La manipulación psicológica implica acciones de distorsión mental y explotación emocional para ejercer el control sobre una persona, con el objetivo de obtener cierto beneficio u objetivo. A diferencia de la influencia social saludable, un fenómeno habitual en las relaciones constructivas gracias al cual todos ganan, el manipulador emocional se aprovecha de su víctima generando un desequilibrio de poder que utiliza a su favor. Cuando se establece este tipo de relación, hay un claro “ganador”: el manipulador emocional, y un “perdedor”: su víctima.

Estrategias que sigue la persona manipuladora

Hay muchas formas de manipular a los demás, puede ser mediante una estrategia agresiva, bien sea activa o pasiva, o también de una forma más sutil. La manipulación más auténtica es aquella que se hace sin que se note, cuando se consigue motivar a la otra persona para que se comporte de la forma que al manipulador interesa, saliendo de ella misma.

  •  Ignorar: Es una forma muy cruel de maltrato psíquico a pesar de su carácter pasivo. Si no te dirige la palabra ni la mirada una persona a la que quieres, o con la que tienes un cierto tipo de relación suele sentirse un profundo malestar. Los seres humanos somos muy sensibles al rechazo y una expresión directa nos revuelve por dentro.
  •  Victimismo: Para estas personas, los demás siempre tienen la culpa, a ellos siempre les pasa lo peor y se aprovechan de ellos, se describen como pobres víctimas humilladas y maltratadas. Con este discurso, despiertan tu sentimiento de culpa y te manipulan.
  • Agresión activa: maltrato, acoso moral. El arma fundamental de los agresores activos es la violencia física o verbal. Gritan, culpabilizan, culpan siempre a los demás, y amenazan, aunque en contadas ocasiones cumplen su aviso. Se sirven siempre de amenazas y enfados. Cuando uno está con ellos siente miedo.
  • La Crítica destructiva: Cuando alguien que nos importa realiza una crítica negativa, podemos tender a pensar que puede ser cierto, y que somos unos miserables, unos aprovechados, o unos incompetentes. De esta forma, también se induce culpa.

 

¿Cómo enfrentarse a un Manipulador emocional?

El primer paso para hacerle frente a un manipulador es ser consciente de que tus derechos están siendo violados y reequilibrar la balanza. Defender tus derechos de manera firme, pero sin hacer daño a los demás.

Recuerda que:

  • Tienes derecho a ser tratado con respeto y dignidad.
  • Tienes derecho de expresar tus opiniones, sentimientos y deseos.
  • Debes poder establecer tus propias prioridades.
  • Puedes decir “no” sin sentirte culpable.
  • Debes protegerte ante amenazas física, mentales o emocionales.

Frente a un manipulador, es inútil en estos casos intentar cambiar a la otra persona, o desgastarte para hacer que entre en razón: eres tú quien tendrás que cambiar forma de comunicarte con el manipulador, detectar sus trampas y no entrar en ellas. Es importante desarrollar tu asertividad y poner límites. Aprender a decir que no y a no anteponer las necesidades de otros a las tuyas.

 

Conoce Proyecto 3 Psicólogos

Proyecto3 Psicólogos nace de la experiencia profesional en clínicas que integran especialistas del sector psicológico, educativo, y de la salud, trabajando para mejorar el bienestar de cada persona en el menor tiempo posible. Somos un equipo interdisciplinar que atiende todas las necesidades educativas, psicológicas y funcionales del desarrollo infantil, juvenil o adulto.

Si quieres más información, contacta con nosotros en el +34 655 80 67 61 o a través de secretaria@proyecto3psicologos.com


Dirección

Miguel Ángel 24, 3º interior izq. 28010

Teléfono

910149575 / 665806761

Horario

Lunes – Viernes, 08:00 – 20:30 Sábado, 10:00 – 14:00
Más Información y Cita
whatsapp Whatsapp
Call Now Button¡Llámanos!