Noticias    |   Contacto   |   Llámanos: 910 14 95 75


NOTICIAS

Copia-de-Sin-titulo-2.png

Los niños con discalculia tienen dificultades para dominar el sentido numérico y el cálculo, por lo que comprenden mal los números, magnitudes y sus relaciones.

El manejo numérico supone en muchas ocasiones un problema para los niños, los padres y los docentes, por ello es esencial evaluar la dificultad presente y diseñar buenos programas de intervención específicas individuales.

¿Qué es la discalculia?

La discalculia es un trastorno específico del desarrollo de base biológica que afecta a los aprendizajes relacionados con la información numérica: el procesamiento numérico y el cálculo, provocando un bajo rendimiento en materias matemáticas mientras que en el resto se obtienen resultados dentro de la normalidad, es la llamada “dislexia de los números”.

La prevalencia de la discalculia entre la población escolar oscila entre 5-7% (cerca de 3 millones de personas en España), lo que significa que en una clase de 25 alumnos al menos un niño tendrá discalculia, una frecuencia similar a la de la dislexia y el TDAH.

Los niños con discalculia tienen dificultades para dominar el sentido numérico, los datos numéricos y el cálculo por lo que comprenden mal los números, magnitudes y sus relaciones, cuentan con los dedos para sumar en lugar de recordar la operación matemática como hacen sus iguales, confunde signos y números que son de grafía similar, y no consigue trabajar con abstracciones para el cálculo mental. Además, presentan dificultades en el razonamiento numérico, para aplicar conceptos, hechos u operaciones matemáticas.

Como en el caso de la dislexia uno de los pasos más importante es la detección precoz, puede ser detectable en la etapa preescolar, pero sobre todo será visible en la Educación Primaria. Debemos detectar si presenta dificultades a la hora de aprender a contar, clasificar, errores de escritura, problemas para seguir secuencias numéricas, omisiones de números al contar, problemas para ordenar o secuenciar números, etc. y si estos persisten en el tiempo es necesario realizar una evaluación para encontrar el origen de esa dificultad. Una vez detectada y evaluada podremos llevar a cabo una reeducación de esas áreas para mejorar el rendimiento matemático del alumno.

 

Cómo mejorar y tratar la discalculia

Para comenzar a reeducar la discalculia sería bueno comenzar por la estimulación de las dimensiones numéricas. Realizaremos tareas de identificación con representaciones manipulativas, actividades para nombrar, reconocer y representar números, trabajar la linealidad (regresiva y progresiva) y una vez aseguremos que estas dimensiones se han trabajado, comprendido y asimilado pasaremos a actividades de cálculo. Por último, trabajaremos tareas relacionadas con resolución de operaciones con enunciados verbales y tareas lógicas.

Además del trabajo de reeducación podemos realizar diferentes adaptaciones como son revisar los aprendizajes previos del niño antes de enseñarle nuevas habilidades, permitir al alumno dibujar o representar los datos al resolver problemas, entregar al alumno las fórmulas matemáticas enseñadas en clase, usar recursos manipulativos como monedas, bloques o rompecabezas para enseñarle conceptos matemáticos, usar apoyos visuales, etc.

Debemos tener en cuenta que este trastorno afecta a diferentes dimensiones como son la verbal, en la que activan zonas cerebrales propiamente verbales; la dimensión visual haciendo referencia al reconocimiento de la cifra en áreas posteriores del cerebro; la dimensión no verbal refiriéndose a la asignación de un valor a la cifra y la dimensión frontal necesaria para la resolución de operaciones de forma directa.

Muchos autores señalan la existencia de seis tipos de discalculia:

  • Discalculia verbal. Es la dificultad en nombrar cantidades matemáticas, números, términos, símbolos y relaciones.
  • Discalculia practognóstica. Problemas para enumerar, comparar y manipular objetos matemáticamente.
  • Discalculia léxica. Dificultad en la lectura de los símbolos matemáticos.
  • Discalculia gráfica. Dificultad para escribir cifras y signos matemáticos.
  • Discalculia ideo-diagnóstica. Dificultad para comprender conceptos y relaciones matemáticas.
  • Discalculia operacional. Dificultad en la realización de operaciones matemáticas.

 

Al intervenir diferentes áreas del cerebro es normal que los niños con discalculia presenten otros errores relacionados, como pueden ser la inhibición a nivel cognitivo, dificultades de concentración y atención en actividades numéricas, y problemas de memoria de trabajo y memoria a corto plazo, como otras dificultades como la dislexia.

Esto en muchas ocasiones dificulta el diagnóstico y la intervención, por ello debemos asegurarnos de detectar qué área o áreas no funcionan correctamente y centrar la intervención de forma individual. La discalculia presenta muchas dificultades en la etapa educativa de los niños, pero con una evaluación precoz y un trabajo individualizado de un profesional podemos solventar estos problemas y dar las herramientas necesarias para obtener buenos resultados académicos.

 

ELVIRA ROBLES ARENILLAS
Psicopedagoga en Proyecto 3 Psicólogos

Leer en Revista Magisterio nº 12280


Copia-de-Sin-titulo-1.png

17 junio, 2021 Patologías0

“He tenido suerte”, “no me lo merezco”, “soy un fraude”…Seguro que alguna de estas frases te suena familiar. La mayoría de las personas experimentamos sentimientos de dudas y desvalorización sobre nuestro trabajo en algún momento de la vida. Este problema tiene un nombre y se denomina: síndrome del impostor.  Hoy hablaremos sobre su origen, sus factores y cómo se puede superar.

 

¿Qué es el síndrome del impostor y cómo superarlo?

El síndrome del impostor fue reconocido por primera vez en 1978, por las psicólogas Pauline Rose Clance y Suzanne Imes, cuando detectaron que varias mujeres, a pesar de ser exitosas en su campo, sentían que no eran lo suficientemente buenas, no merecían el trabajo, el aumento de salario… Sentían que no valían lo suficiente, que no se lo merecían.

El síndrome del impostor es una patología psicológica en la cual una persona duda de sus logros y teme ser expuesta como un fraude. Aunque la realidad demuestre que tiene las habilidades necesarias; quienes experimentan este fenómeno consideran que no se merecen todo lo que han logrado.

Para la gran mayoría de las personas, la confianza y la facilidad en el desempeño de sus funciones vienen de la mano de la práctica y la experiencia. Pero aún ser un profesional con una larga trayectoria en tu carrera no es garantía que te sentirás cómodo en tu propio rol profesional.

Este fenómeno psicológico indica que una persona siente que ha fracasado y que es incompetente, a pesar que se evidencie que es hábil y exitosa.

 

5 consejos para mitigar los efectos del síndrome del impostor

  •  Redefine tus reacciones. Deja de pensar que te “van a desenmascarar”, o que no mereces el éxito y reconocimiento. En cambio, recuerda que es normal no saber todo, y que todos aprendemos sobre la marcha.
  • Habla de tus sentimientos y pensamientos. ¿Sabías que todas las personas que hacen grandes cosas han pasado por lo mismo que tú? Siempre puedes tener una conversación con tu gente de confianza al respecto e incluso con otros colegas. El tener un diálogo abierto al respecto te ayudará mucho a superar la experiencia.
  • Reconsidéralo como una oportunidad de aprender. Encuentra las oportunidades de aprendizaje y úsalas de forma constructiva. El no dejar de aprender es lo que te llevará a crecer de forma continua.
  • Busca apoyo. Todos necesitamos apoyo de vez en cuando. Reconoce que a veces es bueno pedir ayuda y no siempre puedes lograr todo por tu cuenta. Hablar con otras personas te dará un “toque de realidad” y ayudará a sobrellevar este contratiempo.
  • Visualiza el éxito. Enfoca tu atención en el resultado final, completa la siguiente tarea en el plan, mantente enfocada y calmada.

 

Conoce Proyecto 3 Psicólogos

Proyecto3 Psicólogos nace de la experiencia profesional en clínicas que integran especialistas del sector psicológico, educativo, y de la salud, trabajando para mejorar el bienestar de cada persona en el menor tiempo posible. Somos un equipo interdisciplinar que atiende todas las necesidades educativas, psicológicas y funcionales del desarrollo infantil, juvenil o adulto.

Si quieres más información, contacta con nosotros en el +34 655 80 67 61 o a través de secretaria@proyecto3psicologos.com


Manipulacion-Psicologica.png

8 junio, 2021 Patologías1

La manipulación de las personas ha existido desde que el mundo es mundo y es algo realmente peligroso para las personas que la sufren, para las víctimas.  Cuando a la manipulación se le suma la crueldad, el resultado puede ser devastador.  Prueba de ello son algunos de los manipuladores más conocidos por todos como: Hitler, Mussolini o Bernard Madoff . Pero no hace falta llegar a ser un dictador ni desestabilizar la economía mundial para ser un manipulador peligroso. Por ello, hoy hablamos de la Manipulación psicológica y de cómo detectarla.

Podemos encontrar una persona manipuladora muy cerca, puede tratarse de un jefe, un amigo, un colega, un padre, un hijo… Y, aunque el manipulador suele colocar en su diana a personas inseguras y necesitadas de estima, todos podemos caer en su red. Puede estar tan cerca que no es posible huir, a veces ni siquiera se puede mantener una distancia saludable, pero hay pautas para romper su influjo dañino.

¿Pero cómo sabemos si tenemos cerca alguno de ellos? El catedrático de Psiquiatría José Luis Carrasco Perera, responsable de la unidad de Personalidad de Blue Healthcare nos da una pista muy clara: “Cuando puede demostrarse que, de manera habitual, suministra información a las personas de manera sesgada, parcial y engañosa con el objeto de controlar la voluntad de las mismas”.

Manipulación psicológica: Cómo detectar y neutralizar a un manipulador

La manipulación psicológica implica acciones de distorsión mental y explotación emocional para ejercer el control sobre una persona, con el objetivo de obtener cierto beneficio u objetivo. A diferencia de la influencia social saludable, un fenómeno habitual en las relaciones constructivas gracias al cual todos ganan, el manipulador emocional se aprovecha de su víctima generando un desequilibrio de poder que utiliza a su favor. Cuando se establece este tipo de relación, hay un claro “ganador”: el manipulador emocional, y un “perdedor”: su víctima.

Estrategias que sigue la persona manipuladora

Hay muchas formas de manipular a los demás, puede ser mediante una estrategia agresiva, bien sea activa o pasiva, o también de una forma más sutil. La manipulación más auténtica es aquella que se hace sin que se note, cuando se consigue motivar a la otra persona para que se comporte de la forma que al manipulador interesa, saliendo de ella misma.

  •  Ignorar: Es una forma muy cruel de maltrato psíquico a pesar de su carácter pasivo. Si no te dirige la palabra ni la mirada una persona a la que quieres, o con la que tienes un cierto tipo de relación suele sentirse un profundo malestar. Los seres humanos somos muy sensibles al rechazo y una expresión directa nos revuelve por dentro.
  •  Victimismo: Para estas personas, los demás siempre tienen la culpa, a ellos siempre les pasa lo peor y se aprovechan de ellos, se describen como pobres víctimas humilladas y maltratadas. Con este discurso, despiertan tu sentimiento de culpa y te manipulan.
  • Agresión activa: maltrato, acoso moral. El arma fundamental de los agresores activos es la violencia física o verbal. Gritan, culpabilizan, culpan siempre a los demás, y amenazan, aunque en contadas ocasiones cumplen su aviso. Se sirven siempre de amenazas y enfados. Cuando uno está con ellos siente miedo.
  • La Crítica destructiva: Cuando alguien que nos importa realiza una crítica negativa, podemos tender a pensar que puede ser cierto, y que somos unos miserables, unos aprovechados, o unos incompetentes. De esta forma, también se induce culpa.

 

¿Cómo enfrentarse a un Manipulador emocional?

El primer paso para hacerle frente a un manipulador es ser consciente de que tus derechos están siendo violados y reequilibrar la balanza. Defender tus derechos de manera firme, pero sin hacer daño a los demás.

Recuerda que:

  • Tienes derecho a ser tratado con respeto y dignidad.
  • Tienes derecho de expresar tus opiniones, sentimientos y deseos.
  • Debes poder establecer tus propias prioridades.
  • Puedes decir “no” sin sentirte culpable.
  • Debes protegerte ante amenazas física, mentales o emocionales.

Frente a un manipulador, es inútil en estos casos intentar cambiar a la otra persona, o desgastarte para hacer que entre en razón: eres tú quien tendrás que cambiar forma de comunicarte con el manipulador, detectar sus trampas y no entrar en ellas. Es importante desarrollar tu asertividad y poner límites. Aprender a decir que no y a no anteponer las necesidades de otros a las tuyas.

 

Conoce Proyecto 3 Psicólogos

Proyecto3 Psicólogos nace de la experiencia profesional en clínicas que integran especialistas del sector psicológico, educativo, y de la salud, trabajando para mejorar el bienestar de cada persona en el menor tiempo posible. Somos un equipo interdisciplinar que atiende todas las necesidades educativas, psicológicas y funcionales del desarrollo infantil, juvenil o adulto.

Si quieres más información, contacta con nosotros en el +34 655 80 67 61 o a través de secretaria@proyecto3psicologos.com


Diseno-sin-titulo-18.png

1 junio, 2021 Patologías1

Seguro que en más de una ocasión has dormido mal, te has despertado varias veces durante la noche o incluso has estado en vela sin poder pegar ojo…Dormir mal o no las suficientes horas tiene consecuencias en nuestro organismo, en nuestro estado de ánimo, disminuye nuestro rendimiento y atención, entre otras consecuencias.

El ritmo de vida ajetreado que llevamos, lleno de prisas y estrés propicia un aumento de personas que sufren trastornos del sueño, por lo que cada vez cobran más relevancia los tratamientos de estas alteraciones. Por ello, desde Proyecto 3 Psicólogos queremos hablar de los distintos problemas asociados al sueño y cómo paliarlos. 

Los trastornos del sueño, como su propio nombre india, son problemas relacionados con el sueño. Son el conjunto de alteraciones que se dan en las fases del sueño impidiendo disfrutar de un descanso correcto, continuo y reparador. 

Algunos de los síntomas genéricos que producen los trastornos del sueño son:

  • Agotamiento físico.
  • Bajo rendimiento.
  • Sueño diurno.
  • Dificultad para cumplir con las obligaciones profesionales, familiares o sociales.

Por otro lado, existen también otras patologías que pueden aparecer dependiendo del tipo de trastorno del sueño. Algunos son:

  • Sonambulismo.
  • Terrores nocturnos, episodios de agitación por temor que pueden acompañarse con sonambulismo.
  • Pesadillas, que son sueños desagradables y aterradores que provocan un brusco despertar, tanto en niños como en adultos.
  • Insomnio, que es la incapacidad para conciliar o mantener el sueño adecuadamente según las necesidades físicas de cada persona.
  • Hipersomnia.
  • Narcolepsia.
  • Ronquido y apnea del sueño.

Terapia de la higiene del sueño

Este tipo de terapia lo que pretende es identificar aquellas conductas relacionadas con el sueño que son poco saludables y sustituirlas por algunas que sí lo son. Algunas de las recomendaciones que se suelen dar en este tipo de terapia son:

  • Ponerse un horario para dormirse y despertarse. El objetivo es que el sueño sea regular y más o menos a la misma hora todos los días.
  • No consumir alimentos excitantes antes de irse a la cama. La cafeína, teína, el alcohol, el tabaco y otros excitantes pueden hacer que tus ganas de dormir disminuyan. Por eso, se recomienda no consumir este tipo de sustancias en las 4 horas anteriores a irse a dormir.
  • No comer justo antes de irse a dormir. Las comidas pesadas o ricas en grasas pueden hacer que se tengan menos ganas de dormir.
  • Realizar actividad física. La actividad física es algo que nos produce agotamiento y el agotamiento nos produce, a su vez, ganas de dormir. Por eso, es recomendable hacer, por lo menos, media hora de ejercicio físico al día.
  • Dormir en un ambiente acogedor. Tanto la ropa de cama, como la habitación deber ser acogedora y predisponernos a dormir.
  • No utilizar dispositivos electrónicos justo antes de acostarse. El uso de los teléfonos móviles, ver televisión o escuchar música justo antes de acostarse pueden impedirnos dormir adecuadamente.

 

Conoce Proyecto 3 Psicólogos

Proyecto3 Psicólogos nace de la experiencia profesional en clínicas que integran especialistas del sector psicológico, educativo, y de la salud, trabajando para mejorar el bienestar de cada persona en el menor tiempo posible. Somos un equipo interdisciplinar que atiende todas las necesidades educativas, psicológicas y funcionales del desarrollo infantil, juvenil o adulto.

Si quieres más información, contacta con nosotros en el +34 655 80 67 61 o a través de secretaria@proyecto3psicologos.com


Diseno-sin-titulo-15.png

25 mayo, 2021 Patologías0

Las nuevas tecnologías forman parte de nuestra vida, de nuestro día a día. Ya sea por ocio o por trabajo, cada día utilizamos nuestro teléfono móvil, el portátil y/o la tablet. Esto a simple vista no parece un problema, pero puede convertirse en un trastorno de adicción y dependencia. Debemos prestar especial atención en la infancia y adolescencia. Por ello, hoy hablamos de la adicción al móvil y las claves para detectarlo en nuestro entorno.

Cada vez son más las personas que hacen uso de dispositivos electrónicos y permanecen conectadas muchas horas al día.  El tiempo medio que invertimos en las nuevas tecnologías es de más de cinco horas diariassiendo el uso del teléfono móvil una de las adicciones más frecuentes. Con la pandemia provocada por el coronavirus y el tiempo de confinamiento, se han acentuado estas adicciones y los más pequeños han pasado más horas de lo común conectados. Por ello, debemos controlar el consumo de los dispositivos digitales más que nunca y promover una conexión sana y responsable.

Mi hijo es adicto al móvil: las claves para detectarlo

Puede que hayas detectado que tu hijo o hija pasa muchas horas pendiente del móvil, jugando, viendo vídeos en Youtube, chateando con sus amigos…La edad a la que los niños acceden a las nuevas tecnologías cada vez es más baja y una mala gestión de estos dispositivos puede desencadenar en adicciones y otro tipo de trastornos.

Los síntomas que pueden indicar indican que nuestro hijo tiene una adicción móvil son:

  • El niño pasa cada vez más tiempo conectado al móvil.
  • Aparecen sentimientos de irritabilidad, ansiedad y agresividad cuando no está en contacto con su teléfono, que desaparecen cuando vuelve a tener acceso.
  • Cambios de humor.
  • Alteraciones en el sueño y la alimentación.
  • El niño deja de realizar otras actividades por estar con el móvil (salir a la calle, hacer los deberes, ver la televisión, dormir…).

Es complicado establecer un punto a partir del cual podría hablarse de adicción, pero algunos especialistas afirman que, en niños menores de 12 años, estar más de tres horas conectados podría considerarse un comportamiento adictivo. Para prevenir estas conductas adictivas es recomendable que los niños entre 6 y 9 años no pasen más de 30 minutos al día con los dispositivos electrónicos; entre 8 y 14 años, la recomendación es de una hora y a partir de los 14 años puede extenderse a las dos horas.

Enseñar a utilizar el móvil a los niños

En el ámbito de las adicciones, la educación es la mejor manera de evitar que nuestros hijos desarrollen un problema con sus móviles o tablets. Dentro de su educación, debemos enseñarles a consumir de forma responsable estos dispositivos electrónicos, intentando que estén conectados el menor tiempo posible y que consuman contenidos, vídeos o lecturas que puedan ayudarles en su aprendizaje, aunque sin omitir la parte más lúdica y de entretenimiento.

Sobre todo, debemos intentar retrasar el uso del móvil en nuestros hijos. Debemos dar tiempo al celebro de los niños a que madure y desarrolle su capacidad de autocontrol antes de darles acceso al teléfono. Y esto es especialmente importante ya que casi la mitad de los niños españoles de entre 11 y 14 años ya tiene smartphone según el Instituto Nacional de Estadística.

 

Según el Terapeuta Ocupacional y colaborador de Proyecto 3 Psicólogos, Nelsón Ochoa, es importante tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Evitar en la medida de lo posible el uso de pantallas digitales  a niños entre 1 – 4 años de edad.
  • Sustituir el uso pantallas por lo menos una hora antes de dormir por actividades más calmadas o relajantes como: una ducha caliente, leer algún cuento, música instrumental, yoga para niños.
  • Dar prioridad a contenidos educativos y adaptarlos según las edades.
  • Facilitar estrategias educativas de autorregulación, antes de facilitar dispositivos electrónicos como mecanismo de autocontrol.
  • Tener un plan u horarios estructurados para el uso de pantallas en el hogar.
  • Recordar como adultos responsables que demasiado tiempo en las pantallas deriva en oportunidades perdidas de experiencias de juego, las cuales repercuten directamente en el aprendizaje.
  • Sustituir el tiempo de pantallas por actividades lúdicas, juegos al aire libre, actividades recreativas y lectura.
  • Apagar los dispositivos en casa durante los momentos familiares, de esta manera aprenderán a valorar en calidad y calidez el tiempo con sus padres (esto incluye a los mayores).

 

En Proyecto3 Psicólogos queremos ayudarte a ti y a tus hijos a detectar posibles patologías y trabajar por superar cualquier problema. Somos un equipo interdisciplinar que atiende todas las necesidades educativas, psicológicas y funcionales del desarrollo infantil, juvenil o adulto.

Si quieres más información, contacta con nosotros en el teléfono+34 655 80 67 61 o a través del mail  secretaria@proyecto3psicologos.com


Dirección

Miguel Ángel 24, 3º interior izq. 28010

Teléfono

910149575 / 665806761

Horario

Lunes – Viernes, 08:00 – 20:30 Sábado, 10:00 – 14:00
Más Información y Cita
whatsapp Whatsapp