BLOG    |   Trabaja con nosotros    |   Contacto   |   Llámanos: 910 14 95 75



BLOG

WEB-p3-3.png

23 junio, 2022 Patologías0

El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es un trastorno mental en el cual las personas tienen pensamientos, sentimientos, ideas, sensaciones (obsesiones) y comportamientos repetitivos e indeseables que los impulsan a hacer algo una y otra vez (compulsiones).

Este trastorno se caracteriza por un patrón de pensamientos y miedos no deseados que provocan comportamientos repetitivos Estas obsesiones y compulsiones interfieren en las actividades diarias y causan un gran sufrimiento emocional.

Posibles causas

Por el momento de desconocen las casusas exactas que producen los TOC. Los factores que pueden influir incluyen lesiones en la cabeza, infecciones y funcionamiento anormal en ciertas zonas del cerebro. Los antecedentes familiares parecen jugar un fuerte papel. Los antecedentes de abuso físico o sexual también parecen incrementar el riesgo de TOC.

Se desconoce la causa del trastorno obsesivo-compulsivo. Las principales teorías son:

  • Biológica. El TOC puede resultar de cambios en la química natural del cuerpo o en las funciones cerebrales.
  • Genética. El TOC puede tener un componente genético, pero aún no se han identificado genes específicos.
  • Aprendizaje. Los miedos obsesivos y los comportamientos compulsivos se pueden aprender al observar a los familiares o de forma gradual a lo largo del tiempo.

Los padres y los profesores a menudo reconocen los síntomas del TOC en los niños. La mayoría de las personas recibe un diagnóstico a los 19 o 20, pero algunas no muestran síntomas hasta la edad de 30 años.

Síntomas más comunes

Las personas con TOC tienen pensamientos, impulsos o imágenes mentales repetitivos que causan ansiedad. Estos son llamados obsesiones.

Algunos ejemplos son:

  • Miedo excesivo a los microbios.
  • Pensamientos prohibidos relacionados con el sexo, la religión, o sobre dañar a otros o a sí mismos.
  • La necesidad de que exista orden.

También realizan comportamientos repetitivos en respuesta a sus pensamientos y obsesiones. Los ejemplos incluyen:

  • Verificar una y otra vez las acciones (como apagar las luces y cerrar la puerta).
  • Conteo excesivo.
  • Ordenar las cosas de una cierta manera.
  • Lavarse las manos repetidas veces para evitar una infección.
  • Repetir las palabras en silencio.
  • Rezar en silencio una y otra vez.

Las personas con TOC también pueden tener un trastorno de tic, como:

  • Parpadeo de los ojos.
  • Muecas faciales.
  • Encoger los hombros.
  • Sacudir la cabeza.
  • Aclarar la garganta, hacer ruidos de inhalación, o gruñidos repetidamente.

 

Síntomas de la compulsión

Las compulsiones del trastorno obsesivo compulsivo son comportamientos repetitivos que te sientes impulsado a realizar. Estos comportamientos repetitivos o actos mentales tienen como objetivo reducir la ansiedad relacionada con las obsesiones o evitar que algo malo suceda. Sin embargo, dejarse llevar por las compulsiones no trae ningún placer y puede ofrecer solo un alivio temporal de la ansiedad.

Al igual que las obsesiones, las compulsiones suelen estar relacionadas con temas como:

  • Lavado y limpieza.
  • Comprobación.
  • Recuento.
  • Orden.
  • Seguir una rutina estricta.
  • Exigir tranquilidad.

Evaluación y tratamiento 

Tras la evaluación exhaustiva se establecen una serie de objetivos de tratamiento dirigidos a eliminar la presencia de obsesiones y compulsiones y mejorar la calidad de vida de la persona.

El tratamiento psicológico conlleva un trabajo terapéutico que abarcaría las siguientes líneas generales:

  • Psicoeducación sobre la ansiedad y el Trastorno Obsesivo-Compulsivo.
  • Exposición con prevención de respuesta: exposiciones progresivas a la situación u objeto evitado, aplicando. estrategias para prevenir las conductas compulsivas.
  • Entrenamiento en habilidades de gestión emocional.
  • Reestructuración de pensamientos irracionales.

 

Proyecto3 Psicólogos nace de la experiencia profesional en clínicas que integran especialistas del sector psicológico, educativo, y de la salud, trabajando para mejorar el bienestar de cada persona en el menor tiempo posible.

Somos un equipo interdisciplinar que atiende todas las necesidades educativas, psicológicas y funcionales del desarrollo infantil, juvenil o adulto.


WEB-p3-29-1.png

30 marzo, 2022 GeneralPatologías0

El Trastorno Afectivo Bipolar (TAB) es una enfermedad crónica y recurrente, que se estima tiene una prevalencia de 2 a 3% en la población mundial. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), es la sexta causa de discapacidad en el mundo.

El Día Mundial de este Trastorno se celebra el 30 de marzo, coincidiendo con el nacimiento de Vincent Van Gogh, quien también habría convivido con esta enfermedad. 

¿Qué es el trastorno bipolar?

El trastorno bipolar se caracteriza por episodios en los cuales el estado de ánimo y los niveles de actividad de la persona están significativamente alterados, puede llegar a tener episodios maniacos o llegar a la depresión. Cuanto más hablemos de la salud mental, más ayudaremos a desestigmatizar el tema y a educar a los demás sobre lo comunes que son las enfermedades mentales.

¿Cuáles son los tipos de trastorno bipolar?

  • El trastorno bipolar I incluye episodios maníacos que duran al menos 7 días o síntomas maníacos tan graves que necesita atención hospitalaria inmediata. Los episodios depresivos también son frecuentes. Suelen durar al menos dos semanas. Este tipo de trastorno bipolar también puede implicar episodios mixtos
  • El trastorno bipolar II se define por episodios depresivos, pero en lugar de graves episodios maníacos, se presentan episodios hipomaníacos. La hipomanía es una versión menos grave de la manía
  • El trastorno ciclotímico o ciclotimia también presenta síntomas hipomaníacos y depresivos, pero no son tan intensos o duraderos como los episodios hipomaníacos o depresivos. Los síntomas suelen durar al menos dos años en adultos y un año en niños y adolescentes

Datos relevantes sobre el trastorno bipolar

  • Aproximadamente 140 millones de personas en el mundo padecen trastorno bipolar.
  • Es una de las principales enfermedades que causan discapacidad y es la menos entendida.
  • La edad media en que suele aparecer la enfermedad por primera vez es alrededor de los 25 años.

La bipolaridad es un trastorno mental bastante frecuente y por ello podemos citar algunas personas relevantes que lo padecen y que viven con él, y que aún así, llevan o han llevado una vida prácticamente normal. Estos son algunos famosos que lo padecen o lo han padecido:

  1. Mariah Carey.
  2. Mel Gibson.
  3. Mike Tyson.
  4. Catherine Zeta Jones.
  5. Edgar Allan Poe.
  6. Jimi Hendrix.
  7. Robert Downey Jr.
  8. Britney Spears.
  9. Lady Diana.

 

Proyecto 3 Psicólogos

Proyecto3 Psicólogos nace de la experiencia profesional en clínicas que integran especialistas del sector psicológico, educativo, y de la salud, trabajando para mejorar el bienestar de cada persona en el menor tiempo posible. Somos un equipo interdisciplinar que atiende todas las necesidades educativas, psicológicas y funcionales del desarrollo infantil, juvenil o adulto.


WEB-p3-28-1.png

23 marzo, 2022 GeneralPatologías0

La mentira es algo común a los seres humanos y al mismo tiempo, es un acto castigado y mal visto por la sociedad. El problema viene cuando usamos la mentira como una herramienta para afrontar la realidad.

La tomamos como si fuera un recurso más para mantener nuestro ego a salvo y para manejar y relacionarnos en diferentes situaciones. Esta actitud suele producir malestar en las personas con las que se relaciona la persona con mitomanía. Es por esto que en este artículo vamos a tratar de describir las claves para identificar a un mitómano o mentiroso compulsivo.

¿Qué es la mitomanía?

La mitomanía o adicción a mentir, es un trastorno psicológico que consiste, básicamente, en tener una conducta repetitiva del acto de mentir. El objetivo del mitómano es conseguir beneficios tipo la atención, admiración o evitar un castigo a través de mentiras.

El hecho de mentir no te convierte en un mitómano, la diferencia entre estos dos conceptos, es que el mitómano es adicto a mentir y el mentiroso no. Se considera trastorno cuando la persona no es capaz de dejar de mentir desdibujando la realidad.

Usualmente, un mitómano miente con la finalidad de obtener admiración, evitar un castigo, o justificar un incumplimiento. La mitomanía, lamentablemente, es una conducta adictiva que se adquiere por repetición ya que es constantemente reforzada por los beneficios que logra.

¿Cuáles son los síntomas de la mitomanía?

Los principales síntomas de una persona con este tipo de trastorno psicológico son:

  • Pensamientos frecuentes que incitan a mentir.
  • Dificultad de controlar los impulsos a mentir.
  • Satisfacción cuando mienten y no lo descubren.
  • Pocas habilidades sociales.
  • Niveles elevados de ansiedad.
  • Baja autoestima.
  • Las mentiras van aumentando su magnitud progresivamente.

¿Cómo actuar antes este tipo de personas?

Para ayudar a personas con mitomanía, es necesario reeducar la percepción de la realidad del individuo. Por eso, se recomienda asistir a un psicólogo.  El tratamiento dependerá de los diferentes síntomas que presente el paciente y de la presencia o no de otros tipos de trastornos psicológicos.

Es muy importante que si crees que tienes o conoces a alguien con este tipo de síntomas, pidáis ayuda a tiempo. Este trastorno tiene cura, pero como en toda adicción, el individuo tiene que ser consciente de que realmente existe dicho problema y quiere encontrar la solución. Sin su compromiso, será imposible acabar con la mitomanía.


WEB-p3-18.png

8 febrero, 2022 GeneralPatologías0

Tristeza, falta de energía, baja autoestima, problemas para dormir… Buena parte de los síntomas que caracterizan la distimia son tan habituales que dificultan su diagnóstico. La distimia es un tipo de depresión leve, crónica y persistente.

Este tipo de trastorno tiene unos síntomas menos severos que la depresión, pero suelen ser mucho más persistentes y prolongarse en el tiempo hasta volverse crónicos. Los pacientes con distimia padecen como una depresión doble, es decir, suelen experimentar altos y bajos dentro de un estado melancólico y apático generalizado. También pueden experimentar otras condiciones mentales, como el trastorno de ansiedad, de personalidad, la fobia social, la bipolaridad o la agorafobia.

Los síntomas más comunes son:

  • Falta de interés en sus rutinas diarias
  • Tristeza y sensación de vacío
  • Desesperanza
  • Falta de energía o cansancio excesivo
  • Baja autoestima
  • Dificultad para concentrarse
  • Fácil irritabilidad
  • Disminución de la eficacia, productividad y actividad

El hecho de que la distimia sea un trastorno crónico hace que sobrellevar los síntomas pueda ser difícil en algunos pacientes, por lo que una terapia y tratamiento adecuado será esencial.

¿Qué es la depresión?

Si nos centramos en el significado oficial según la RAE, la definición de depresión es “síndrome caracterizado por una tristeza profunda y por la inhibición de las funciones psíquicas, a veces con trastornos neurovegetativos”.

La depresión es un trastorno del ánimo muy conocido y, tristemente, más presente en la sociedad de lo deseado. Como muy bien sabemos, la depresión conlleva baja autoestima, tristeza, insomnio y melancolía, entre otros síntomas.

Cuando la depresión pasa a ser severa, el paciente puede llegar a experimentar pensamientos suicidas o, incluso, a autolesionarse. Si este sentimiento se extiende en el tiempo, se puede llegar a hablar de depresión crónica. Cuando una depresión no llega a ser severa, pero sí crónica, aparece la distimia.

Actualmente se considera que la distimia podría afectar en torno a un 5-6% de la población siendo ligeramente más habitual en mujeres jóvenes. Su diagnóstico es complicado, ya que sus síntomas son similares al de otros trastornos mentales. Considerándose que alrededor de un 50% de las personas que sufren distimia no serán adecuadamente diagnosticadas.

 

Proyecto 3 Psicólogos

Centro psicológico sanitario autorizado por la Comunidad de Madrid especializado en la atención interdisciplinar desde la neuropsicología, psicología, logopedia, psiquiatría, terapia ocupacional y psicopedagogía. Somos expertos en el neurodesarrollo.

Somos un equipo interdisciplinar que atiende todas las necesidades educativas, psicológicas y funcionales del desarrollo infanto juvenil o adulto.

WEB-p3-8.png

2 diciembre, 2021 Patologías1

Seguro que has oído hablar de la bulimia e incluso conoces a alguna persona que la padece o has visto ejemplos en series y películas…Pero, ¿sabes realmente en qué consiste este trastorno y cómo afecta a las personas? La bulimia es un trastorno de alimentación, uno de los denominados TCA (trastornos de la conducta alimentaria).

¿Afecta la bulimia nerviosa solo a mujeres adolescentes? ¿La persona con bulimia sufre siempre de obesidad? ¿Es el miedo a ganar peso la causa principal de la bulimia? ¿Es un trastorno crónico?

Los mitos y el desconocimiento entorno a la bulimia contribuyen a mantener el problema en quien lo padece, y dificultan que la sociedad comprenda la complejidad de este trastorno, y actúe, de un modo conveniente y saludable, en primer lugar, con las personas con bulimia, pero también, con el entorno familiar, que sufre las consecuencias de esta enfermedad.

Bulimia Nerviosa

Se caracteriza principalmente por episodios de atracones, en los que se ingiere una gran cantidad de comida en un espacio de tiempo reducido y que supone una sensación de falta de control sobre el alimento ingerido. Tras estos episodios, se intentan compensar los efectos de estos mediante vómitos autoinducidos.

Suele ser un trastorno alimentario oculto, que pasa desapercibido y que conlleva a una preocupación extrema por el peso y la figura, una gran insatisfacción con uno mismo acompañado de sentimientos de culpabilidad, así como un patrón de impulsividad e inestabilidad emocional.

Síntomas de la bulimia

Es habitual que la persona bulímica tenga un peso totalmente normal, pero que se vean a sí mismas con sobrepeso. Así, los signos más habituales de la bulimia son:

  • Repetir episodios de ingerir cantidades excesivas de alimentos en una única vez
  • Durante el atracón, la persona tendrá una pérdida de control, sin poder dejar de comer o sin ser capaz de controlarlo
  • Tras un atracón, forzar el vómito
  • Hacer ejercicio excesivo para no aumentar el peso
  • Utilizar laxantes, diuréticos después de comer
  • Ayunar

Consecuencias físicas de la bulimia

  • Cara hinchada.
  • Ulceraciones o callos en el dorso de las manos –en los nudillos–.
  • Caries y erosiones o decoloración en el esmalte –producido por los ácidos del estómago–.
  • Hipertrofia de las glándulas parótidas.
  • Debilidad muscular.
  • Edemas.
  • Distensión abdominal.
  • Arritmias cardiacas.
  • Daños en el esófago.
  • Fallo cardíaco.
  • Alteraciones digestivas.
  • Úlceras pépticas y pancreatitis.
  • Irregularidades hormonales.

 

En Proyecto3 Psicólogos somos conscientes de la importancia que estos trastornos tienen para nuestra salud. Por eso, recomendamos poner solución cuanto antes a través de un tratamiento adaptado a cada paciente.

Te invitamos a contactar con nosotros lo antes posible si tú o alguien de tu entorno sufre trastornos de alimentación. En Proyecto3 Psicólogos estamos encantados de poder ayudarte.


WEB-p3-7.png

Hoy 30 de noviembre es el Día de la lucha contra los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA). Actualmente son muchas las personas, organizaciones e instituciones que se unen y movilizan para concienciar a la población sobre estos trastornos y el sufrimiento que padecen tanto los enfermos, como sus familias.

¿Qué son los TCA?

Los Trastornos de Conducta Alimentaria (TCA) son trastornos psicológicos graves que conllevan alteraciones de la conducta alimentaria. La persona afectada muestra una fuerte preocupación en relación con el peso, la imagen corporal y la alimentación, entre otros. Debido a estas alteraciones alimentarias, se pueden desencadenar enfermedades físicas importantes y, en casos extremos, pueden llegar a provocar la muerte (siendo las causas más frecuentes el suicidio o la desnutrición).

Entre los TCA más conocidos se encuentran: La bulimiala anorexia nerviosala ortorexia, el trastorno por atracón y la vigorexia.

¿Sabías que según recientes estudios los Trastornos Alimentarios afectan en torno a un 10% de la población con edades cercanas a la adolescencia?

Se calcula que en España hay, en conjunto, 400.000 casos de trastornos de la conducta alimentaria. No hay cifras de cuántos de ellos afectan a individuos con más de 20-30 años, pero los psicólogos aseguran que son más frecuentes de lo que pensamos.

Aumento de los casos de TCA

Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) son enfermedades mentales de gran complejidad. Como tales, no solo se ven determinadas por aspectos biológicos, sino también por motivos sociales, culturales, genéticos, psicológicos e individuales.

Según un estudio publicado recientemente en la revista Pediatrics, durante la pandemia de covid-19 se ha observado un aumento significativo de casos de TCA en adolescentes.

La emergencia sanitaria ha agravado los problemas de salud mental, incluyendo el empeoramiento de los síntomas relacionados con los TCA. También el grado de angustia y malestar significativo y la sensación de negatividad y hostilidad.

La pandemia dispara los casos de anorexia en niños y jóvenes

Aumentan un 20% los ingresos por trastornos de alimentación en el Hospital Niño Jesús.  Algunas medidas preventivas adoptadas durante la pandemia “como el confinamiento prolongado, el aislamiento social o el cierre de las escuelas han podido afectar al bienestar físico y mental de los niños y adolescentes, o precipitar y agravar algunos problemas mentales previos.

Con respecto a los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA), han influido varios factores para su inicio o agravamiento, como la modificación de las actividades o rutinas de la vida diaria, en cuanto a la alimentación, ejercicio físico, horarios de sueño o actividades extraescolares”, explica Montserrat Graell Berna, Jefa de Servicio de Psiquiatría y Psicología del Hospital Universitario Niño Jesús.

 

Síntomas a tener en cuenta

Para asegurar que la persona sufre algún trastorno alimentario es necesario una evaluación psicológica, no obstante, existen síntomas y situaciones que nos pueden ayudar a detectar que algo ocurre y en ese caso acudir a un experto.

  • Utilización injustificada de dietas restrictivas.
  • Estado de preocupación constante por la comida.
  • Sentimiento de culpa por haber comido.
  • Levantarse de la mesa y encerrarse en el baño después de cada comida.
  • Aumento de la frecuencia y cantidad de tiempo en el baño.
  • Evitar comidas en familia o con amigos.
  • Rapidez con la que se acaba la comida de casa.
  • Comida escondida, por ejemplo, en su habitación.
  • Grandes cantidades de restos de comida, envoltorios, etc. en su habitación o en la basura.
  • Pérdida o ganancia de peso súbita e injustificada.
  • Miedo y rechazo exagerado al sobrepeso.
  • Práctica de ejercicio físico de forma compulsiva con el único objetivo de adelgazar. O bien, en casos de trastorno por atracón, práctica nula de actividad física.
  • Consumo de laxantes y diuréticos.
  • Amenorrea(desaparición del ciclo menstrual durante, como mínimo, 3 meses consecutivos) si es mujer, como síntoma debido a la desnutrición.
  • Otros síntomas físicos debidos a la desnutrición: frío en las manos y pies, sequedad de la piel, estreñimiento, palidez o mareos, caída de cabello, etc.

En Proyecto3 Psicólogos somos conscientes de la importancia que estos trastornos tienen para nuestra salud. Por eso, recomendamos poner solución cuanto antes a través de un tratamiento adaptado a cada paciente.


WEB-p3-5.png

18 noviembre, 2021 Patologías1

Los trastornos de ansiedad se encuentran entre las enfermedades mentales más comunes. En España se estima que un 40% de las personas sufre ansiedad o depresión. Además, las mujeres tienen el doble de probabilidades de padecerla que los hombres.

Sentir ansiedad de modo ocasional es una parte normal de la vida…Pero en las personas que tienen un trastorno de ansiedad, estos sentimientos duran más tiempo y son más intensos. Estos sentimientos interfieren con las actividades diarias, son difíciles de controlar y  son desproporcionados en comparación con el peligro real y pueden durar un largo tiempo.

¿Qué es un ataque de ansiedad?

Los ataques de ansiedad se pueden manifestar de forma muy variable. Recordemos que la crisis aparece de forma súbita y en pocos minutos alcanzan su máxima intensidad. El ataque de ansiedad produce gran desesperación y angustia y puede detonar los siguientes síntomas en las personas que lo padecen:

  • Aceleración del pulso o sensación de palpitaciones.
  • Sensación de ahogo o dificultad para respirar.
  • Presión en el pecho.
  • Sudoración.
  • Dolor de cabeza.
  • Llanto o gritos incontrolables.
  • Ganas de vomitar (náuseas).
  • Sensación de mucho calor o escalofríos.
  • Mareo, aturdimiento o sensación de desmayo.
  • Hormigueo en las manos o en la cara.
  • Miedo a “volverse loco” o a perder el control.
  • Miedo a morir de forma inminente.

Normalmente, después de vivir un episodio así, las personas desarrollan una inquietud o preocupación continua ante la posibilidad de que la crisis de ansiedad se repita. Este temor los lleva a modificar sus hábitos y conductas, con el objetivo de evitar nuevas crisis de pánico. Así, evitan hacer o acudir a determinados lugares que relacionan con las crisis, pudiendo desarrollar posteriormente una Agorafobia o una Depresión.

Causas de un ataque de ansiedad

La ansiedad como mecanismo adaptativo, es buena, funcional, normal y no representa ningún problema de salud. Sin embargo, en algunos casos, este mecanismo funciona de forma alterada y en lugar de ayudarnos, nos incapacita. ¿Qué es lo que puede estar influyendo?

  • Interpretación de una situación como desbordante ante los recursos que tenemos.
  • Afrontamiento de situaciones estresantes y acumulación de estrés.
  • Para algunas personas, la ansiedad puede estar relacionada con un problema de salud.
  • Tipo de personalidad.
  • Trastornos mentales. Existen personas que padecen otros trastornos mentales que pueden padecer un ataque de ansiedad.
  • Consumo de alcohol o drogas.
  • Haber sufrido situaciones traumáticas.

 

A través del tratamiento psicológico encontramos el origen real del trastorno de pánico, además de dotar a la persona de estrategias y herramientas para controlar su ansiedad, y en definitiva su vida, no desde el miedo y la evitación, sino desde la seguridad y la confianza.

Si piensas que puedes estar en esta situación quizá sea hora de pedir ayuda. Cualquier momento es bueno para iniciar tu proceso terapéutico y en Proyecto 3 psicólogos estamos encantados de acompañarte con nuestras terapias.


Manipulacion-Psicologica.png

8 junio, 2021 Patologías0

La manipulación de las personas ha existido desde que el mundo es mundo y es algo realmente peligroso para las personas que la sufren, para las víctimas.  Cuando a la manipulación se le suma la crueldad, el resultado puede ser devastador.  Prueba de ello son algunos de los manipuladores más conocidos por todos como: Hitler, Mussolini o Bernard Madoff . Pero no hace falta llegar a ser un dictador ni desestabilizar la economía mundial para ser un manipulador peligroso. Por ello, hoy hablamos de la Manipulación psicológica y de cómo detectarla.

Podemos encontrar una persona manipuladora muy cerca, puede tratarse de un jefe, un amigo, un colega, un padre, un hijo… Y, aunque el manipulador suele colocar en su diana a personas inseguras y necesitadas de estima, todos podemos caer en su red. Puede estar tan cerca que no es posible huir, a veces ni siquiera se puede mantener una distancia saludable, pero hay pautas para romper su influjo dañino.

¿Pero cómo sabemos si tenemos cerca alguno de ellos? El catedrático de Psiquiatría José Luis Carrasco Perera, responsable de la unidad de Personalidad de Blue Healthcare nos da una pista muy clara: «Cuando puede demostrarse que, de manera habitual, suministra información a las personas de manera sesgada, parcial y engañosa con el objeto de controlar la voluntad de las mismas».

Manipulación psicológica: Cómo detectar y neutralizar a un manipulador

La manipulación psicológica implica acciones de distorsión mental y explotación emocional para ejercer el control sobre una persona, con el objetivo de obtener cierto beneficio u objetivo. A diferencia de la influencia social saludable, un fenómeno habitual en las relaciones constructivas gracias al cual todos ganan, el manipulador emocional se aprovecha de su víctima generando un desequilibrio de poder que utiliza a su favor. Cuando se establece este tipo de relación, hay un claro “ganador”: el manipulador emocional, y un “perdedor”: su víctima.

Estrategias que sigue la persona manipuladora

Hay muchas formas de manipular a los demás, puede ser mediante una estrategia agresiva, bien sea activa o pasiva, o también de una forma más sutil. La manipulación más auténtica es aquella que se hace sin que se note, cuando se consigue motivar a la otra persona para que se comporte de la forma que al manipulador interesa, saliendo de ella misma.

  •  Ignorar: Es una forma muy cruel de maltrato psíquico a pesar de su carácter pasivo. Si no te dirige la palabra ni la mirada una persona a la que quieres, o con la que tienes un cierto tipo de relación suele sentirse un profundo malestar. Los seres humanos somos muy sensibles al rechazo y una expresión directa nos revuelve por dentro.
  •  Victimismo: Para estas personas, los demás siempre tienen la culpa, a ellos siempre les pasa lo peor y se aprovechan de ellos, se describen como pobres víctimas humilladas y maltratadas. Con este discurso, despiertan tu sentimiento de culpa y te manipulan.
  • Agresión activa: maltrato, acoso moral. El arma fundamental de los agresores activos es la violencia física o verbal. Gritan, culpabilizan, culpan siempre a los demás, y amenazan, aunque en contadas ocasiones cumplen su aviso. Se sirven siempre de amenazas y enfados. Cuando uno está con ellos siente miedo.
  • La Crítica destructiva: Cuando alguien que nos importa realiza una crítica negativa, podemos tender a pensar que puede ser cierto, y que somos unos miserables, unos aprovechados, o unos incompetentes. De esta forma, también se induce culpa.

 

¿Cómo enfrentarse a un Manipulador emocional?

El primer paso para hacerle frente a un manipulador es ser consciente de que tus derechos están siendo violados y reequilibrar la balanza. Defender tus derechos de manera firme, pero sin hacer daño a los demás.

Recuerda que:

  • Tienes derecho a ser tratado con respeto y dignidad.
  • Tienes derecho de expresar tus opiniones, sentimientos y deseos.
  • Debes poder establecer tus propias prioridades.
  • Puedes decir “no” sin sentirte culpable.
  • Debes protegerte ante amenazas física, mentales o emocionales.

Frente a un manipulador, es inútil en estos casos intentar cambiar a la otra persona, o desgastarte para hacer que entre en razón: eres tú quien tendrás que cambiar forma de comunicarte con el manipulador, detectar sus trampas y no entrar en ellas. Es importante desarrollar tu asertividad y poner límites. Aprender a decir que no y a no anteponer las necesidades de otros a las tuyas.

 

Conoce Proyecto 3 Psicólogos

Proyecto3 Psicólogos nace de la experiencia profesional en clínicas que integran especialistas del sector psicológico, educativo, y de la salud, trabajando para mejorar el bienestar de cada persona en el menor tiempo posible. Somos un equipo interdisciplinar que atiende todas las necesidades educativas, psicológicas y funcionales del desarrollo infantil, juvenil o adulto.

Si quieres más información, contacta con nosotros en el +34 655 80 67 61 o a través de secretaria@proyecto3psicologos.com


Dirección

Miguel Ángel 24, 3º interior izq. 28010

Teléfono

910149575 / 665806761

Horario

Lunes – Viernes, 08:00 – 20:30 Sábado, 10:00 – 14:00
Más Información y Cita
whatsapp Whatsapp
Call Now Button¡Llámanos!