BLOG    |   Trabaja con nosotros    |   Contacto   |   Llámanos: 910 14 95 75



BLOG

WEB-p3-1-2.png

28 junio, 2022 General1

Jugar con niños es la mejor estrategia para fortalecer esa unión entre padres e hijos. Distintos estudios han demostrado que los padres que juegan activamente con sus hijos hacen que ellos desarrollen mayores habilidades personales y sociales.

El propósito de un tiempo de juego de calidad entre padres e hijos es compartir un buen momento juntos. Los padres y los niños pueden disfrutar gratamente de una diversión sencilla juntos. El tipo y la naturaleza de las actividades no siempre son tan importantes como lo es la compañía, el disfrute y la participación mutua.

El juego es para los niños una forma de expresión y de comunicación por medio de la cual crean vínculos afectivos, expresan emociones y aprenden a conocer la realidad que les rodea. Por este motivo los juegos en familia son una manera efectiva de hacer que los pequeños puedan avanzar en su crecimiento mientras pasáis un rato divertido unidos.

 

Beneficios psicológicos del jugar en familia

1. Fortalece los vínculos

Las investigaciones han demostrado que los juegos en familia desde la primera infancia, fortalecen los vínculos afectivos entre padres e hijos.

2. Aumenta su seguridad y confianza

La relación de seguridad y confianza es la base para un armonioso desarrollo emocional y cognitivo del niño. Cuando los padres son capaces de construir una relación segura con sus hijos, ya en temprana edad, está demostrado que se reducen los problemas emocionales y de conducta y que los niños se sienten más felices.

3. Tiene mucho valor para los niños

A pesar de que para ti estos sean juegos para pasar el rato, para tu hijo/a esto es un recuerdo que puede perdurar por el resto de los años. Por este motivo, los juegos familiares son una forma de crear grandes experiencias dentro de la familia.

4. Aprenden a expresar sus emociones

El juego familiar, además que reforzar los lazos afectivos entre padres e hijos, permite a los niños de expresar y compartir sus emociones así que, a través de ello, los niños aprenden a reconocer y expresar sus sentimientos, a regular sus emociones y a reconocer las señales afectivas y emociones ajenas.

5. Desarrollan la imaginación

Además, los juegos en familia también permiten el desarrollo de la imaginación de los niños, capacidad que les permitirá relacionarse creativamente con el mundo real y desenvolverse en ello con buenas habilidades sociales.

 

Proyecto 3 Psicólogos

En nuestro centro de psicología de Proyecto3 Psicólogos nos reunimos un nutrido equipo de profesionales especializados en tratar con niños y jóvenes de todas las edades. Sea cual sea el problema que te preocupa    referente a tu hijo o hija podemos ayudarte.

Consúltanos para tener más información y poder aconsejarte de la mejor forma posible.

 


WEB-p3-1-1.png

21 junio, 2022 General0

La Organización Mundial de la Salud publicó el pasado mes de marzo un informe científico en el que muestra los hallazgos hasta ahora conocidos sobre las consecuencias que ha tenido la COVID-19 en la salud mental y en la disponibilidad y acceso a servicios de salud mental durante la pandemia.

La pandemia ha afectado especialmente a la salud mental de los jóvenes, los cuales tuvieron un mayor riesgo de suicidio y autolexiones. También las mujeres y las personas con problemas de salud física tales como el asma, el cáncer, o los trastornos cardiacos, han tenido mayor probabilidad de desarrollar problemas de salud mental.

Los efectos de la pandemia sobre la salud mental de los jóvenes

A lo largo de los últimos años y, en especial, desde el inicio de la pandemia por COVID-19 en el año 2020, la salud mental de los niños y adolescentes en España se ha deteriorado. Antes de la pandemia ya se estimaba que en torno al 10% de los niños y al 20% de los adolescentes sufría trastornos mentales, con consecuencias que se pueden prolongar a lo largo de toda su vida.

El confinamiento domiciliario de hace dos años, y las posteriores medidas de restricción que se alargaron hasta hace prácticamente unos meses, han supuesto un hecho traumático que ha interrumpido el normal desarrollo vital de una población tan vulnerable como la infancia y la adolescencia.

La situación de incertidumbre, la sensación de estar desperdiciando un tiempo valioso y el aislamiento de amistades y compañeros se citan como algunas de las sensaciones que desencadenan la aparición de trastornos psicológicos y pensamientos autolítico.

En la actualidad, los adolescentes presentan más ansiedad, síntomas depresivos, autolesiones y conductas suicidas. Así lo ha constatado el Grupo de Trabajo Multidisciplinar sobre Salud Mental en la Infancia y Adolescencia, del que forman parte la Sociedad de Psiquiatría Infantil (SPI), dependiente de la Asociación Española de Pediatría; la Sociedad Española de Urgencias Pediátricas (SEUP) y la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap).

Importancia de la salud mental 

De la misma forma que cuando los niños tienen problemas físicos de salud, tanto las familias como la escuela se dan cuenta muy pronto y que las actividades para concienciar sobre la importancia de la salud física son muy comunes en todas partes, es necesario prestar la misma atención al identificar aquellos síntomas que nos indican que un joven podría estar sufriendo un trastorno mental.

Es una realidad incontestable que, a menudo, reducimos los episodios de ansiedad o angustia a experiencias sin importancia que se resolverán simplemente con el paso del tiempo. Pero con esta forma tan común de significar el sufrimiento del otro sólo se agrava el problema y se contribuye a la invisibilización de los trastornos mentales.

 

Proyecto3 Psicólogos

Si necesitas la ayuda de expertos en el cuidado de tu salud emocional en Proyecto3 Psicólogos podemos ayudarte. Somos un equipo interdisciplinar conformado por psicólogos, psiquiatras, neuropsicólogos, logopedas, terapeutas ocupacionales y fisioterapeutas. Ofrecemos tratamiento a pacientes de todo tipo (adultos, parejas, jóvenes y niños) con una amplia diversidad de problemas más o menos frecuentes.


WEB-p3-14-1.png

Seguro que has oído hablar sobre el autismo e incluso conoces a algún niño o niña que padece este trastorno, pero ¿conoces en verdad en qué consiste y cómo afecta a las personas que lo padecen?

¿Qué es el autismo?

El trastorno autista es un trastorno de inicio precoz que fue descrito por primera vez en 1943 por Leo Kanner. Cabe destacar, que es una de las alteraciones más graves del desarrollo, la conducta y la comunicación. Se pueden dar alteraciones en los ámbitos de: relaciones sociales, comunicación/lenguaje y espectro restringido de conductas e intereses.

El trastorno del espectro autista comprende afecciones que anteriormente se consideraban independientes, como el autismo, el síndrome de Asperger, el trastorno desintegrativo infantil y una forma no especificada de trastorno generalizado del desarrollo.

No se conocen las causas del trastorno del espectro autista. Las investigaciones sugieren que tanto los genes como los factores ambientales juegan un rol importante.

Síntomas

Algunos niños presentan signos del trastorno del espectro autista en la primera infancia. Otros niños pueden desarrollarse normalmente durante los primeros meses o años de vida, pero luego repentinamente se vuelven introvertidos o agresivos o pierden habilidades del lenguaje que habían adquirido. En general, los signos se observan a los 2 años.

Algunos niños con trastornos del espectro autista tienen dificultades de aprendizaje y algunos presentan signos de inteligencia inferiores a lo normal. Otros niños con este trastorno tienen una inteligencia entre normal y alta, aprenden rápido, aunque tienen problemas para comunicarse, aplicar lo que saben en la vida diaria y adaptarse a situaciones sociales.

Los síntomas más habituales son:

  • Falta de contacto con el entorno.
  • Movimientos corporales estereotipados.
  • Anomalías en la emisión, forma y contenido del lenguaje.
  • Marcada anormalidad en la comunicación no verbal.
  • Insistencia irracional en el seguimiento de rutinas.

Tratamiento

Actualmente no existe cura para el autismo, pero un correcto tratamiento puede hacer que la calidad de la persona afectada aumente. En este sentido es esencial destacar que cuanto antes comience la terapia más y mejores resultados tendrá.

Es importante mencionar que no existe un tratamiento universal y válido para todas las personas. Es necesario hacer una evaluación personalizada y realizar un tratamiento orientado a las necesidades de cada persona. Aun así, es importante considerar las siguientes áreas:

  • Terapia cognitiva para la gestión de emociones.
  • Terapia conductual.
  • Orientación familiar.
  • Fisioterapia.
  • Logopedia.

 

En Proyecto3 Psicólogos nos distingue un enfoque interdisciplinar desde el que atendemos todas las necesidades educativas, psicológicas y funcionales del desarrollo infanto juvenil o adulto. En el diagnóstico y tratamiento, establecemos sinergias entre los profesionales desde las diferentes áreas que benefician al paciente; utilizamos nuevas tecnologías aplicadas, técnicas científicamente probadas y mantenemos una estrecha colaboración con familia y colegio.


WEB-p3-10.png

9 diciembre, 2021 General0

En nuestro anterior post, te hablábamos de las claves que debes tener en cuenta para elegir bien qué juguetes regalar a tus hijos e hijas estas navidades, pero por si estás falto de ideas, te traemos cinco ideas de juegos divertidos y educativos para regalar. ¡Toma nota!

5 ideas de juegos divertidos y educativos

Desde el equipo de psicólogos de Proyecto3 Psicólogos os queremos dar cinco ideas de juegos de mesa para toda la familia, desde los más pequeños a los mayores de la casa. Juegos con los que además de pasar un buen rato, los niños y adultos podrán trabajar otras habilidades como la atención, la memoria, la agilidad, el lenguaje…

RÁPIDO

A partir de 3 años. Es un juego súper original para los más pequeños de la casa.

Consiste en recoger con los tubos de bambú las bolitas de colores que hay centro de la cuerda siguiendo el orden de la tablilla que hayas elegido. El que primero atrape todas las bolitas de su tablilla, ¡gana la partida!

¿Qué habilidades trabajamos cuando jugamos al RÁPIDO?

Trabajaremos habilidades como la atención, la velocidad de procesamiento o la coordinación óculo-manual, además, podemos añadir variaciones para trabajar lenguaje, memoria, inhibición…

SLAPZI

A partir de 6 años. Es un juego de cartas súper divertido.

Consiste en ser el más rápido en emparejar correctamente tus cartas de imágenes con la carta de pista. El primero que consiga emparejarlas y se quede sin cartas de imágenes, ¡gana!

¿Qué habilidades trabajamos cuando jugamos al SLAPZI?

Trabajaremos atención, lenguaje, memoria, flexibilidad cognitiva, velocidad de procesamiento, inhibición, visopercepción, coordinación óculo-manual, tolerancia a la frustración… ¡es un juego súper completo!

TACO GATO CABRA QUESO PIZZA

A partir de 8 años. Este graciosísimo juego de cartas consiste en ser el más rápido y el más atento.

Deberás aprenderte las palabras: taco, gato, cabra, queso, pizza, porque cada vez que pronuncias una palabra de este mantra tienes que descartarte de una carta de tu mano. Si la carta descartada coincide con la palabra pronunciada, tienes que colocar tu mano sobre el montón central. Sé rápido, porque el último en hacerlo…, ¡se lleva todas las cartas en juego!

¿Qué habilidades trabajamos cuando jugamos a TACO GATO CABRA QUESO PIZZA?

A parte de las risas aseguradas, trabajaremos la capacidad de concentración, la percepción visual, la velocidad, la velocidad de procesamiento, la atención, el lenguaje o la capacidad de inhibir la conducta.

CORTEX

A partir de 10 años. Es un juego de lo más estimulante.

Consiste en ganar la mayor cantidad de cartas, y para ello deberás ser el más rápido en tapar la carta con la mano y dar la respuesta correcta. Hay un montón de tipos de pruebas: de memoria, laberintos, colores, coordinación, repetición, frecuencia, razonamiento o desafío táctil.

Además, cuando consigas tener dos cartas del mismo tipo de prueba, podrás cambiarlas por una de las cuatro piezas del puzzle-cerebro que deberás completar si quieres ser el ganador de la partida.

¿Qué habilidades trabajamos cuando jugamos al CORTEX?

Cortex ayuda a trabajar la agilidad visual, la atención, la velocidad de procesamiento, la coordinación, la memoria, la capacidad de razonamiento y la sensibilidad de tu tacto.

¡Pero eso no es todo! Cortex tiene varias versiones: Cortex Challenge, Cortex Plus, Cortex Kids, Cortex Geo… cada uno con diferentes juegos y cartas, ¡son todos geniales!

SCATTERGORIES

A partir de 12 años.  ¡Este juego es de toda la vida!

Se puede jugar en modo desafío individual o con toda la familia. Consiste en lanzar el dado y escribir las palabras que comiencen con la letra que indica el dado en cada una de las categorías de la lista. Debes ser el más rápido buscando en tu mente verduras, nombres, grupos de música, cosas redondas… hay muchísimas categorías. ¡Pero escoge bien tus palabras, porque solo las respuestas únicas se llevan los puntos!

¿Qué habilidades trabajamos cuando jugamos al SCATTERGORIES?

Este juego, como puedes imaginar, requiere muchísima imaginación y creatividad, además de trabajar la memoria de trabajo, la fluidez semántica, la precisión y la velocidad.

 

¿Qué te han parecido estas ideas? Esperamos que te sirvan de ayuda para tus regalos navideños de este año y podáis disfrutar en familia de momentos de ocio, diversión y aprendizaje juntos. ¡Felices Fiestas! 

 


WEB-p3-9.png

7 diciembre, 2021 General1

Como cada año, llega la navidad y los padres se enfrentan al reto de elegir los juguetes para sus hijos. ¿Qué juguetes comprar?, ¿Cuántos y de qué tipo?, ¿Compramos lo que ellos han pedido? Estas son algunas de las dudas que pueden surgir. En esta época navideña, tanto padres como niños viven un auténtico bombardeo de juguetes en televisión, revistas, catálogos, escaparates…Lo que dificulta la tarea de elegir el mejor juguete.

Es importante tener en cuenta que los juguetes ideales son aquellos que no solo entretienen y divierten a los pequeños, sino que también permiten estimular su imaginación, su deseo de experimentar y su creatividad.  Además de su faceta como elementos de ocio, tampoco debemos obviar el uso de juguetes como recurso educativo, dada su capacidad para favorecer el aprendizaje y el desarrollo infantil según el momento evolutivo.

Un aspecto en el que todos los expertos coinciden es el control del número de regalos.  Un exceso hará que no valoren los juguetes, que se aburran con mayor facilidad y que no presten atención a nada. Incluso, muchas veces se recomienda guardarlos en cuanto los abran para dárselos cuando pase un tiempo y así tenga regalos nuevos cada 2-3 meses.

Cuando regalamos también educamos, por eso debemos pensar bien qué vamos a comprar. Desde Proyecto3 Psicólogos os damos algunas recomendaciones generales a la hora de adquirir juegos y juguetes:

  • Comprarlos en comercios y tiendas de confianza. Los juguetes deben de responder a la normativa vigente y pasar los controles de calidad pertinentes.
  • Seguir siempre las instrucciones de montaje del fabricante. Solo así el niño podrá disfrutar del juego con todas las garantías.
  • A la hora de seleccionar un juguete debemos de tener en cuenta la edad, los gustos, las capacidades y las habilidades del niño.
  • Que el juguete sea el más caro no implica que sea el más divertido. Hoy en día existe en el mercado una gran variedad de juegos y juguetes para todos los gustos y bolsillos.
  • Es mejor inclinarse por juguetes que “no nos lo den todo hecho” sino que dejen espacio a la imaginación. El niño debe ser el protagonista de su juego y tiene que participar de un modo activo en él.
  • No debe faltar algún juego grupal o de mesa, con ellos el niño se abre a los demás, comparte su tiempo, respeta al otro y acepta las normas.
  • Pinturas, plastilinas, pegatinas, puzzles…Son siempre una buena opción, al servicio de la creatividad del pequeño.
  • Un libro adaptado a su edad y gustos es un buen regalo. Para los chiquitines textos breves, simples y mucha imagen y color para compartir un rato con ellos releyendo antes de ir a la cama. Para los mayores: historias de monstruos, deportes, animales, sencillas biografías… que inviten a visitar otros mundos y otras vidas. No olvidéis acercaros a la biblioteca de vez en cuando con ellos (descubrirán que es un mundo divertido con un sinfín de posibilidades: talleres, cuentacuentos, charlas…).
  • Huir de estereotipos raciales y de género. Todos los niños necesitan la oportunidad de explorar diferentes roles y diferentes estilos de juego, solo así conseguiremos adultos respetuosos con el otro.
  • Y por último limitar el tiempo delante de videojuegos, móviles y ordenadores. Supervisando y controlando siempre los contenidos evitaremos sorpresas.
  • Esperamos que con estos consejillos los Magos y Papá Nöel llenen a nuestros niños de felicidad y acierten con su elección.

 


WEB-p3-7.png

Hoy 30 de noviembre es el Día de la lucha contra los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA). Actualmente son muchas las personas, organizaciones e instituciones que se unen y movilizan para concienciar a la población sobre estos trastornos y el sufrimiento que padecen tanto los enfermos, como sus familias.

¿Qué son los TCA?

Los Trastornos de Conducta Alimentaria (TCA) son trastornos psicológicos graves que conllevan alteraciones de la conducta alimentaria. La persona afectada muestra una fuerte preocupación en relación con el peso, la imagen corporal y la alimentación, entre otros. Debido a estas alteraciones alimentarias, se pueden desencadenar enfermedades físicas importantes y, en casos extremos, pueden llegar a provocar la muerte (siendo las causas más frecuentes el suicidio o la desnutrición).

Entre los TCA más conocidos se encuentran: La bulimiala anorexia nerviosala ortorexia, el trastorno por atracón y la vigorexia.

¿Sabías que según recientes estudios los Trastornos Alimentarios afectan en torno a un 10% de la población con edades cercanas a la adolescencia?

Se calcula que en España hay, en conjunto, 400.000 casos de trastornos de la conducta alimentaria. No hay cifras de cuántos de ellos afectan a individuos con más de 20-30 años, pero los psicólogos aseguran que son más frecuentes de lo que pensamos.

Aumento de los casos de TCA

Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) son enfermedades mentales de gran complejidad. Como tales, no solo se ven determinadas por aspectos biológicos, sino también por motivos sociales, culturales, genéticos, psicológicos e individuales.

Según un estudio publicado recientemente en la revista Pediatrics, durante la pandemia de covid-19 se ha observado un aumento significativo de casos de TCA en adolescentes.

La emergencia sanitaria ha agravado los problemas de salud mental, incluyendo el empeoramiento de los síntomas relacionados con los TCA. También el grado de angustia y malestar significativo y la sensación de negatividad y hostilidad.

La pandemia dispara los casos de anorexia en niños y jóvenes

Aumentan un 20% los ingresos por trastornos de alimentación en el Hospital Niño Jesús.  Algunas medidas preventivas adoptadas durante la pandemia “como el confinamiento prolongado, el aislamiento social o el cierre de las escuelas han podido afectar al bienestar físico y mental de los niños y adolescentes, o precipitar y agravar algunos problemas mentales previos.

Con respecto a los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA), han influido varios factores para su inicio o agravamiento, como la modificación de las actividades o rutinas de la vida diaria, en cuanto a la alimentación, ejercicio físico, horarios de sueño o actividades extraescolares”, explica Montserrat Graell Berna, Jefa de Servicio de Psiquiatría y Psicología del Hospital Universitario Niño Jesús.

 

Síntomas a tener en cuenta

Para asegurar que la persona sufre algún trastorno alimentario es necesario una evaluación psicológica, no obstante, existen síntomas y situaciones que nos pueden ayudar a detectar que algo ocurre y en ese caso acudir a un experto.

  • Utilización injustificada de dietas restrictivas.
  • Estado de preocupación constante por la comida.
  • Sentimiento de culpa por haber comido.
  • Levantarse de la mesa y encerrarse en el baño después de cada comida.
  • Aumento de la frecuencia y cantidad de tiempo en el baño.
  • Evitar comidas en familia o con amigos.
  • Rapidez con la que se acaba la comida de casa.
  • Comida escondida, por ejemplo, en su habitación.
  • Grandes cantidades de restos de comida, envoltorios, etc. en su habitación o en la basura.
  • Pérdida o ganancia de peso súbita e injustificada.
  • Miedo y rechazo exagerado al sobrepeso.
  • Práctica de ejercicio físico de forma compulsiva con el único objetivo de adelgazar. O bien, en casos de trastorno por atracón, práctica nula de actividad física.
  • Consumo de laxantes y diuréticos.
  • Amenorrea(desaparición del ciclo menstrual durante, como mínimo, 3 meses consecutivos) si es mujer, como síntoma debido a la desnutrición.
  • Otros síntomas físicos debidos a la desnutrición: frío en las manos y pies, sequedad de la piel, estreñimiento, palidez o mareos, caída de cabello, etc.

En Proyecto3 Psicólogos somos conscientes de la importancia que estos trastornos tienen para nuestra salud. Por eso, recomendamos poner solución cuanto antes a través de un tratamiento adaptado a cada paciente.


imagen-Tecnicas-de-autocontrol-para-ninos.png

21 octubre, 2021 Problemas infantiles0

¿Qué es el autocontrol emocional? 

El autocontrol emocional es aquella capacidad para conseguir gestionar las emociones ante determinados eventos que nos afectan (especialmente, de forma negativa). A través de esta gestión, se consigue controlar también la activación fisiológica del organismo.

Un niño que tiene un buen autocontrol es aquel que puede regular su primer impulso, reflexionar y adaptar su comportamiento a las circunstancias. Obviamente, no se trata de una habilidad fácil de desarrollar. Dicha capacidad se va adquiriendo con los años. Cuando son pequeños, los niños pueden mostrar dificultades para gestionar sus emociones, debido a su inmadurez, falta de experiencia, desarrollo insuficiente del lenguaje… Enfadarse, probar cosas nuevas, preguntar, dudar… todo esto forma parte de su aprendizaje, y constituye una fase normal y necesaria para su desarrollo psicoafectivo.

No obstante, existen diferentes técnicas de autocontrol que son muy eficaces y que pueden ser de gran ayuda para que el niño aprenda a regular su comportamiento. Dichas técnicas están enfocadas a enseñar a los más pequeños a comprender y gestionar sus emociones, con la finalidad de emitir una conducta más adaptativa al respecto.

5 Técnicas de autocontrol para niños

1) Tiempo fuera positivo

Consiste en crear un lugar especial dentro de la casa o el aula, al que el niño/a pueda recurrir para calmarse y volver a su centro (estado emocional equilibrado) cuando se sienta alterado o fuera de control. Este lugar debe ser escogido y decorado en conjunto con el niño/a y debe contener elementos que lo inviten a relajarse y a sentir paz, como por ejemplo: libros, música, juguetes, hojas y colores para dibujar, una pizarra, peluches, plastilina, etc.

2) El semáforo

Es una técnica efectiva para autorregular en los niños comportamientos impulsivos, arranques de ira o agresión y consiste en entrenar al pequeño para que cuando sienta que está por caer en estos comportamientos «actúe» como lo hace un semáforo. ROJO para DETENERSE; es decir, quedarse quieto tal cual lo hacen los coches en la ciudad. AMARILLO para PENSAR lo que está sucediendo y detectar posibles SOLUCIONES y VERDE para ACTUAR llevando a la práctica alguna de esas opciones.

3) Tocar agua o arena

Esta herramienta holística logra que los niños más sensoriales se calmen al estar en contacto con elementos de la naturaleza. Si tu hijo tiene esta sensibilidad, cada vez que se enfade, puedes ofrecerle una pequeña cubeta con agua para que meta sus manitas. También puedes tener una caja o cubeta con arena para que el niño esté en contacto con ella. A muchos les encanta tocar y jugar con la arena porque los distrae y entretiene.

4) Soplar burbujas

Está técnica es para lograr la calma a través del control de la respiración. Consiste en imaginar que se hacen burbujas, para lo cual es necesario controlar la respiración soplando suavemente para que las burbujas se formen. El adulto puede acompañar al niño respirando calmadamente con él para demostrarle cómo se hace. Otra variante es soplar burbujas en un vaso con agua con la ayuda de una pajita.

5) Meditación del globo

Aquí enseñas al niño a sentir su abdomen como un gran globo que se infla y desinfla al respirar. En cada inhalación su tripa se inflará y en cada exhalación se desinflará. Esta consciencia corporal unida a la respiración le proporcionará calma mental.

¿Qué te han parecido? Estas son algunas técnicas rápidas para lograr que el niño desarrolle cierto grado de autocontrol, pero no son suficientes. También es importante que los adultos a su alrededor den el ejemplo, y que el niño comprenda la importancia de regular su comportamiento.

 

En Proyecto 3 Psicólogos somos un equipo interdisciplinar que atiende todas las necesidades educativas, psicológicas y funcionales del desarrollo infantil, juvenil o adulto.


Copia-de-Sin-titulo-4.png

Si la psicología se centra en el estudio del comportamiento, la psicología infantil se encarga de estudiar el comportamiento del niño, desde su nacimiento hasta su adolescencia. De esta forma, esta rama de la psicología se centra en el desarrollo físico, motor, cognitivo, perceptivo, afectivo y social.

La psicología infantil tiene como objetivo resolver los problemas que puede tener el pequeño, así como lograr establecer en él una autoestima sana, estimular su desarrollo, y dotarle de herramientas eficaces para convertirse en su mejor versión de adultos.

Además, no sólo se trabaja a nivel individual con el niño. Los padres son un elemento crucial para el abordaje de la terapia. También se forma y aconseja a los padres para que sepan comprender y lidiar con las dificultades que presenta el pequeño.

Por otro lado, la psicología infantil también ayuda a identificar aptitudes. De tal, la terapia puede efectuarse en su totalidad; por un lado, trabajar el déficit o problema que padece el niño, y por otro lado estimular y fomentar talentos innatos para conseguir su máximo desarrollo

 

¿Cuáles son las funciones del psicólogo infantil?

La intervención psicológica a los más pequeños exige técnicas, tanto de evaluación como de intervención, muy diferentes a las utilizadas con adultos. El psicólogo infantil debe contar con un conocimiento profundo en diversas áreas, además de en Psicopatología Infantil, como es la Psicología Evolutiva, la Psicología de la Educación o la Neurología. En Proyecto3 Psicólogos tenemos expertos en todas estas áreas para brindar a nuestros pacientes el mejor tratamiento posible.

 

Los 5 problemas más frecuentes en la infancia

  • Bullying

Solo en España cerca del 30% de los niños y adolescentes de entre 6 y 17 años han estado involucrados en un episodio de este tipo, ya sea como víctima o como agresor. Se define la conducta bullying como la violencia mantenida, física o mental, guiada por un individuo en edad escolar o por un grupo y dirigida contra otro individuo también en edad escolar que no es capaz de defenderse a sí mismo en esta situación, y que se desarrolla en el ámbito escolar.

  • Depresión infantil

Este trastorno se caracteriza por una alteración en el estado de ánimo del menor. Esto puede asumirlo en un profundo estado de tristeza o padecer cambios bruscos de humor.

  • Amigos imaginarios

Pese a que este fenómeno enriquece la imaginación y la interacción social, es importante observar cómo evoluciona el problema. Los «amigos imaginarios» suelen ser casos idealizados como duendes, hadas o superhéroes, o amistades invisibles con las que jugar.

  • Trastorno por déficit de atención e hiperactividad infantil (TDAH)

Este trastorno del comportamiento está caracterizado por la distracción, periodos de atención transitoria, inquietud e inestabilidad emocional, hiperactividad y conductas impulsivas.

  • Divorcio de los padres

El divorcio de los padres puede provocar en el niño un importante impacto emocional. La separación puede provocar diferentes actitudes que afectan a los distintos ámbitos de su alrededor: sociabilidad, autoestima, estudio, comportamiento, etc.

 

¿Cómo saber si tu hijo necesita ir al psicólogo?

Es normal y algo común dudar sobre el criterio a seguir para saber si nuestro hijo necesita ayuda psicológica. Normalmente, son los propios padres quienes detectan un comportamiento anómalo en el menor. Mientras que, otras veces, son los profesores del colegio del niño quienes perciben el problema e informan a la familia.

Algunas de las señales que debemos observar en nuestros hijos son:

  • Cambio repentino de la conducta
  • Empeoramiento significativo en el rendimiento escolar
  • Dificultades en la lectura y en la escritura
  • Empeoramiento repentino del rendimiento escolar
  • Aislamiento de sus compañeros de clase, familiares o amigos
  • Hiperactividad
  • Impulsividad excesiva
  • Problemas de aprendizaje o de atención
  • Llamadas de atención de los tutores del colegio
  • Falta de atención
  • Ansiedad ante la separación con los padres

 


Copia-de-Sin-titulo-2.png

Los niños con discalculia tienen dificultades para dominar el sentido numérico y el cálculo, por lo que comprenden mal los números, magnitudes y sus relaciones.

El manejo numérico supone en muchas ocasiones un problema para los niños, los padres y los docentes, por ello es esencial evaluar la dificultad presente y diseñar buenos programas de intervención específicas individuales.

¿Qué es la discalculia?

La discalculia es un trastorno específico del desarrollo de base biológica que afecta a los aprendizajes relacionados con la información numérica: el procesamiento numérico y el cálculo, provocando un bajo rendimiento en materias matemáticas mientras que en el resto se obtienen resultados dentro de la normalidad, es la llamada “dislexia de los números”.

La prevalencia de la discalculia entre la población escolar oscila entre 5-7% (cerca de 3 millones de personas en España), lo que significa que en una clase de 25 alumnos al menos un niño tendrá discalculia, una frecuencia similar a la de la dislexia y el TDAH.

Los niños con discalculia tienen dificultades para dominar el sentido numérico, los datos numéricos y el cálculo por lo que comprenden mal los números, magnitudes y sus relaciones, cuentan con los dedos para sumar en lugar de recordar la operación matemática como hacen sus iguales, confunde signos y números que son de grafía similar, y no consigue trabajar con abstracciones para el cálculo mental. Además, presentan dificultades en el razonamiento numérico, para aplicar conceptos, hechos u operaciones matemáticas.

Como en el caso de la dislexia uno de los pasos más importante es la detección precoz, puede ser detectable en la etapa preescolar, pero sobre todo será visible en la Educación Primaria. Debemos detectar si presenta dificultades a la hora de aprender a contar, clasificar, errores de escritura, problemas para seguir secuencias numéricas, omisiones de números al contar, problemas para ordenar o secuenciar números, etc. y si estos persisten en el tiempo es necesario realizar una evaluación para encontrar el origen de esa dificultad. Una vez detectada y evaluada podremos llevar a cabo una reeducación de esas áreas para mejorar el rendimiento matemático del alumno.

 

Cómo mejorar y tratar la discalculia

Para comenzar a reeducar la discalculia sería bueno comenzar por la estimulación de las dimensiones numéricas. Realizaremos tareas de identificación con representaciones manipulativas, actividades para nombrar, reconocer y representar números, trabajar la linealidad (regresiva y progresiva) y una vez aseguremos que estas dimensiones se han trabajado, comprendido y asimilado pasaremos a actividades de cálculo. Por último, trabajaremos tareas relacionadas con resolución de operaciones con enunciados verbales y tareas lógicas.

Además del trabajo de reeducación podemos realizar diferentes adaptaciones como son revisar los aprendizajes previos del niño antes de enseñarle nuevas habilidades, permitir al alumno dibujar o representar los datos al resolver problemas, entregar al alumno las fórmulas matemáticas enseñadas en clase, usar recursos manipulativos como monedas, bloques o rompecabezas para enseñarle conceptos matemáticos, usar apoyos visuales, etc.

Debemos tener en cuenta que este trastorno afecta a diferentes dimensiones como son la verbal, en la que activan zonas cerebrales propiamente verbales; la dimensión visual haciendo referencia al reconocimiento de la cifra en áreas posteriores del cerebro; la dimensión no verbal refiriéndose a la asignación de un valor a la cifra y la dimensión frontal necesaria para la resolución de operaciones de forma directa.

Muchos autores señalan la existencia de seis tipos de discalculia:

  • Discalculia verbal. Es la dificultad en nombrar cantidades matemáticas, números, términos, símbolos y relaciones.
  • Discalculia practognóstica. Problemas para enumerar, comparar y manipular objetos matemáticamente.
  • Discalculia léxica. Dificultad en la lectura de los símbolos matemáticos.
  • Discalculia gráfica. Dificultad para escribir cifras y signos matemáticos.
  • Discalculia ideo-diagnóstica. Dificultad para comprender conceptos y relaciones matemáticas.
  • Discalculia operacional. Dificultad en la realización de operaciones matemáticas.

 

Al intervenir diferentes áreas del cerebro es normal que los niños con discalculia presenten otros errores relacionados, como pueden ser la inhibición a nivel cognitivo, dificultades de concentración y atención en actividades numéricas, y problemas de memoria de trabajo y memoria a corto plazo, como otras dificultades como la dislexia.

Esto en muchas ocasiones dificulta el diagnóstico y la intervención, por ello debemos asegurarnos de detectar qué área o áreas no funcionan correctamente y centrar la intervención de forma individual. La discalculia presenta muchas dificultades en la etapa educativa de los niños, pero con una evaluación precoz y un trabajo individualizado de un profesional podemos solventar estos problemas y dar las herramientas necesarias para obtener buenos resultados académicos.

 

ELVIRA ROBLES ARENILLAS
Psicopedagoga en Proyecto 3 Psicólogos

Leer en Revista Magisterio nº 12280


Diseno-sin-titulo-15.png

25 mayo, 2021 Patologías1

Las nuevas tecnologías forman parte de nuestra vida, de nuestro día a día. Ya sea por ocio o por trabajo, cada día utilizamos nuestro teléfono móvil, el portátil y/o la tablet. Esto a simple vista no parece un problema, pero puede convertirse en un trastorno de adicción y dependencia. Debemos prestar especial atención en la infancia y adolescencia. Por ello, hoy hablamos de la adicción al móvil y las claves para detectarlo en nuestro entorno.

Cada vez son más las personas que hacen uso de dispositivos electrónicos y permanecen conectadas muchas horas al día.  El tiempo medio que invertimos en las nuevas tecnologías es de más de cinco horas diariassiendo el uso del teléfono móvil una de las adicciones más frecuentes. Con la pandemia provocada por el coronavirus y el tiempo de confinamiento, se han acentuado estas adicciones y los más pequeños han pasado más horas de lo común conectados. Por ello, debemos controlar el consumo de los dispositivos digitales más que nunca y promover una conexión sana y responsable.

Mi hijo es adicto al móvil: las claves para detectarlo

Puede que hayas detectado que tu hijo o hija pasa muchas horas pendiente del móvil, jugando, viendo vídeos en Youtube, chateando con sus amigos…La edad a la que los niños acceden a las nuevas tecnologías cada vez es más baja y una mala gestión de estos dispositivos puede desencadenar en adicciones y otro tipo de trastornos.

Los síntomas que pueden indicar indican que nuestro hijo tiene una adicción móvil son:

  • El niño pasa cada vez más tiempo conectado al móvil.
  • Aparecen sentimientos de irritabilidad, ansiedad y agresividad cuando no está en contacto con su teléfono, que desaparecen cuando vuelve a tener acceso.
  • Cambios de humor.
  • Alteraciones en el sueño y la alimentación.
  • El niño deja de realizar otras actividades por estar con el móvil (salir a la calle, hacer los deberes, ver la televisión, dormir…).

Es complicado establecer un punto a partir del cual podría hablarse de adicción, pero algunos especialistas afirman que, en niños menores de 12 años, estar más de tres horas conectados podría considerarse un comportamiento adictivo. Para prevenir estas conductas adictivas es recomendable que los niños entre 6 y 9 años no pasen más de 30 minutos al día con los dispositivos electrónicos; entre 8 y 14 años, la recomendación es de una hora y a partir de los 14 años puede extenderse a las dos horas.

Enseñar a utilizar el móvil a los niños

En el ámbito de las adicciones, la educación es la mejor manera de evitar que nuestros hijos desarrollen un problema con sus móviles o tablets. Dentro de su educación, debemos enseñarles a consumir de forma responsable estos dispositivos electrónicos, intentando que estén conectados el menor tiempo posible y que consuman contenidos, vídeos o lecturas que puedan ayudarles en su aprendizaje, aunque sin omitir la parte más lúdica y de entretenimiento.

Sobre todo, debemos intentar retrasar el uso del móvil en nuestros hijos. Debemos dar tiempo al celebro de los niños a que madure y desarrolle su capacidad de autocontrol antes de darles acceso al teléfono. Y esto es especialmente importante ya que casi la mitad de los niños españoles de entre 11 y 14 años ya tiene smartphone según el Instituto Nacional de Estadística.

 

Según el Terapeuta Ocupacional y colaborador de Proyecto 3 Psicólogos, Nelsón Ochoa, es importante tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Evitar en la medida de lo posible el uso de pantallas digitales  a niños entre 1 – 4 años de edad.
  • Sustituir el uso pantallas por lo menos una hora antes de dormir por actividades más calmadas o relajantes como: una ducha caliente, leer algún cuento, música instrumental, yoga para niños.
  • Dar prioridad a contenidos educativos y adaptarlos según las edades.
  • Facilitar estrategias educativas de autorregulación, antes de facilitar dispositivos electrónicos como mecanismo de autocontrol.
  • Tener un plan u horarios estructurados para el uso de pantallas en el hogar.
  • Recordar como adultos responsables que demasiado tiempo en las pantallas deriva en oportunidades perdidas de experiencias de juego, las cuales repercuten directamente en el aprendizaje.
  • Sustituir el tiempo de pantallas por actividades lúdicas, juegos al aire libre, actividades recreativas y lectura.
  • Apagar los dispositivos en casa durante los momentos familiares, de esta manera aprenderán a valorar en calidad y calidez el tiempo con sus padres (esto incluye a los mayores).

 

En Proyecto3 Psicólogos queremos ayudarte a ti y a tus hijos a detectar posibles patologías y trabajar por superar cualquier problema. Somos un equipo interdisciplinar que atiende todas las necesidades educativas, psicológicas y funcionales del desarrollo infantil, juvenil o adulto.

Si quieres más información, contacta con nosotros en el teléfono+34 655 80 67 61 o a través del mail  secretaria@proyecto3psicologos.com


Dirección

Miguel Ángel 24, 3º interior izq. 28010

Teléfono

910149575 / 665806761

Horario

Lunes – Viernes, 08:00 – 20:30 Sábado, 10:00 – 14:00
Más Información y Cita
whatsapp Whatsapp
Call Now Button¡Llámanos!