BLOG    |   Trabaja con nosotros    |   Contacto   |   Llámanos: 910 14 95 75



BLOG

Copia-de-Sin-titulo-1-1.png

17 noviembre, 2022 EspecialidadesServicios0

La terapia ocupacional es cada vez más una especialidad conocida y necesaria en muchos ámbitos de nuestra sociedad, ya que sus tratamientos pueden ser útiles desde la infancia hasta la vejez. Pese a que sus inicios se remontan a tiempos milenarios, aún muchos terapeutas se ven obligados a reivindicar su trabajo y su importancia dentro de la recuperación, adaptación y desarrollo de las personas. 

¿Cuál es el origen de la Terapia Ocupacional?

Hay registros que indican que la ocupación, como terapia, se empleaba ya en el año 2600 A.C. en la antigua China. Posteriormente los egipcios, los griegos o los romanos, la utilizaron con distintas connotaciones. Por desgracia esta técnica desaparece temporalmente durante la Edad Media, pero resurge en el Renacimiento con la creación del primer hospital psiquiátrico de Europa en Valencia en 1409.

Entre los siglos XVIII y XIX se comienza a utilizar la terapia ocupacional como herramienta para el abordaje de personas con enfermedades mentales. Se observó que la ocupación organizaba su vida, generando rutinas y con ello se reducían las conductas desadaptadas. Sin embargo, no fue hasta el final de la II Guerra Mundial cuando se reconoció la terapia ocupacional como una profesión.

¿Qué es la terapia ocupacional?

La Terapia Ocupacional (T.O) es, según la definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS), «el conjunto de técnicas, métodos y actuaciones que, a través de actividades aplicadas con fines terapéuticos, previene y mantiene la salud, favorece la restauración de la función, suple los déficit invalidantes y valora los supuestos comportamentales y su significación profunda para conseguir la mayor independencia y reinserción posible del individuo en todos sus aspectos: laboral, mental, físico y social».

La terapia ocupacional es una profesión sanitaria, cuyo objetivo es conseguir que las personas con alguna restricción en la participación dentro de su entorno, puedan desarrollar sus actividades de la vida cotidiana de forma independiente y autónoma. Los terapeutas ocupacionales tratan de facilitar que cada persona haga y elija las actividades que le interesan, independientemente de sus condiciones físicas o psíquicas.

Tratamientos individualizados

Una de las señas de identidad de la terapia ocupacional es que el tratamiento se basa en las necesidades concretas que tiene cada paciente en su día a día. Así, las sesiones son totalmente individualizadas.

La figura del terapeuta ocupacional suele relacionarse con la tercera edad: de hecho, en España es en este ámbito en el que la profesión tiene más presencia. Pero las personas que pueden beneficiarse de la terapia ocupacional son muchas y con trastornos muy variados: desde un bebé que ha nacido prematuro y necesita estimulación sensorial a un adulto que se ha fracturado un fémur, pasando por un afectado por ictus o por alguien con esclerosis múltiple, solo por poner algunos ejemplos.

Tipos de terapias

Los profesionales que desarrollan esta profesión, están dotados de unos conocimientos socio-sanitarios englobados dentro del ámbito de la rehabilitación, los cuales permiten la intervención en tres ámbitos: automantenimiento, productividad y ocio de la persona.

Por lo general, los terapeutas ocupacionales que trabajan con niños, lo hacen porque no han alcanzado el desarrollo que se espera para su edad. Quizá estos niños no son capaces de jugar con sus juguetes, de realizar las tareas que se le pide en el colegio o no se relacionan con otros niños. Los terapeutas tratan de estimular la adquisición de esas habilidades directamente con el niño, pero también ayudan a la familia a que se sienta segura aportando los mejores cuidados a su hijo.

Cuando se trabaja con personas adultas, suele ser debido a la presencia de alguna patología, que restringe su autonomía. Puede ser por distintos motivos:

  • Patologías neurodegenerativas: Parkinson, Alzheimer, esclerosis múltiple, ELA, etc.
  • Patologías neurológicas sobrevenidas: ictus, traumatismo craneoencefálico, lesión medular, etc.
  • Lesiones traumatológicas (amputaciones) o reumáticas (artritis, artrosis).
  • Patologías psiquiátricas.
  • Discapacidades congénitas, que permanecen en la edad adulta: Síndrome de Down, parálisis cerebral, afectación de la visión, audición, etc.

¿Qué hace un terapeuta ocupacional?

Dependiendo de la edad y la patología que aborden, los terapeutas ocupacionales actúan como rehabilitadores integrales, es decir, ayudan a los pacientes a dominar las actividades básicas de su día a día tales como vestirse, comer o utilizar el baño solos.

Dentro de sus funciones destacan:

  • Valorar las capacidades y limitaciones de cada persona.
  • Elaborar y evaluar los programas de tratamiento de rehabilitación, marcando los distintos objetivos.
  • Entrenar con el paciente las actividades básicas de la vida diaria.
  • Prescribir y entrenar en el uso de órtesis, prótesis y otras ayudas técnicas.
  • Elaborar programas de adaptación del entorno y la eliminación de barreras arquitectónicas.
  • Capacitar al individuo para lograr el mayor grado de reinserción socio-laboral posible como miembro activo dentro de su comunidad.

 

Expertos en Terapia Ocupacional

Proyecto 3psicólogos pertenece a una red de centros interdisciplinar en el que un equipo de Terapeutas Ocupacionales y Fisioterapeutas trabajan de forma coordinada con otros profesionales de la salud mental y del desarrollo tales como psicólogos, logopedas, psiquiatras, neuropsicólogos y fisioterapeutas, porque nuestra prioridad es tu bienestar.

Nuestros terapeutas

Diplomada en Terapia Ocupacional por la Universidad Rey Juan Carlos. Tania tiene formación en INTEGRACIÓN SENSORIAL por la UNIVERSIDAD SUR DE CALIFORNIA –AYTONA, en intervención en TEA y en terapia BOBATH en adultos. Más de cinco años de experiencia en atención temprana y en pacientes con daño cerebral y población geriátrica. Experiencia en intervenciones asistidas con animales.


WEB-p3-37.png

 ¿Qué es la Autoestima?

La autoestima son los sentimientos que nos profesamos, es el cómo nos sentimos con nuestros comportamientos, actitudes, habilidades, logros y fracasos. Es el sentido de nuestra valía y el aprecio que nos tenemos. Se trata de una relación que vamos construyendo con nuestro “yo” a lo largo de los años y que está determinada por la manera en que hemos ido reaccionando ante las situaciones que se nos han presentado en la vida.

La autoestima es una parte vital para el desarrollo de los niños, ya que se empieza a forjar en los primeros años de vida de un individuo.

Es importante tener en cuenta la mirada de los adultos a la hora de construir una imagen de los más pequeños. Los niños tienen una capacidad sensitiva muy elevada, es por ello que, fácilmente pueden percibir las inseguridades y los miedos de los adultos. Por ello, no sólo debemos tener en cuenta las capacidades, potencialidades de los niños y sus áreas de mejora, sino que también es esencial trabajar su autoestima para su óptimo desarrollo.

Los niños con una buena autoestima:

  • Se sienten valorados y aceptados.
  • Se sienten seguros.
  • Están orgullosos de lo que son capaces de hacer.
  • Piensan cosas buenas sobre sí mismos.
  • Creen en ellos mismos.

Los niños con baja autoestima:

  • Son críticos y duros consigo mismos
  • Sienten que no son tan buenos como otros niños.
  • Piensan en las veces que fracasan más que en las que tienen éxito..
  • Carecen de confianza.
  • Dudan de que puedan hacer las cosas bien.

 

5 formas de ayudar a los niños a mejorar su autoestima

  • Refuerza sus logros

Es de vital importancia a la hora de fomentar la autoestima de los niños, reforzar y tener en cuenta sus pequeños grandes logros. Es esencial destacar sus cualidades pero sin dejar de lado todo el esfuerzo que haga el niño independientemente del resultado. Así, proyectamos en los más pequeños que el compromiso y el empeño es más importante que focalizarnos en el resultado.

  • Evita las comparaciones

Otro factor a tener en cuenta es evitar la comparación. Los adultos, tenemos tendencia a comparar a los más pequeños ya sea con sus hermanos o con sus compañeros de clase o de estudio. Cuando hacemos este tipo de comparaciones, estamos fomentando posibles celos, envidia, inseguridad y sentido de inferioridad.

Se trata de realizar críticas constructivas desde la individualidad, teniendo en consideración todas las áreas del niño evitando cualquier tipo de comparación ya sea positiva o negativa.

  • Dale responsabilidad

Otra manera de fomentar la autoestima en los niños, consiste en darles cierta responsabilidad dentro de sus posibilidades y en función de su edad. Debemos permitir que los pequeños de la casa participen en distintas tareas y decisiones del hogar.

De esta manera, estamos ayudando a que el niño se sienta autosuficiente, responsable y fomentamos su independencia y autonomía.

  • Enséñale que los errores son experiencias de aprendizaje

Parte de tener una mentalidad de crecimiento es reconocer que los errores son oportunidades para aprender. El que su hijo sepa que está bien fallar y que hay solución para los errores, puede ayudarlo a desarrollar la autoestima

  • Recuérdale que le quieres tal y como es

Los niños tienen que entender que su familia los quiere, independientemente de cómo se comporten. Los niños que tienen un apego estable desarrollan una mayor autoestima y, por lo tanto, una mayor disposición a explorar su mundo libremente. Recordarles a diario que se les quiere puede hacer mucho por su desarrollo personal.

 

Proyecto3 Psicólogos

En nuestro centro de psicología de Proyecto3 Psicólogos nos reunimos un nutrido equipo de profesionales especializados en tratar con niños y jóvenes de todas las edades. Sea cual sea el problema que te preocupa    referente a tu hijo o hija podemos ayudarte.


WEB-p3-14-1.png

Seguro que has oído hablar sobre el autismo e incluso conoces a algún niño o niña que padece este trastorno, pero ¿conoces en verdad en qué consiste y cómo afecta a las personas que lo padecen?

¿Qué es el autismo?

El trastorno autista es un trastorno de inicio precoz que fue descrito por primera vez en 1943 por Leo Kanner. Cabe destacar, que es una de las alteraciones más graves del desarrollo, la conducta y la comunicación. Se pueden dar alteraciones en los ámbitos de: relaciones sociales, comunicación/lenguaje y espectro restringido de conductas e intereses.

El trastorno del espectro autista comprende afecciones que anteriormente se consideraban independientes, como el autismo, el síndrome de Asperger, el trastorno desintegrativo infantil y una forma no especificada de trastorno generalizado del desarrollo.

No se conocen las causas del trastorno del espectro autista. Las investigaciones sugieren que tanto los genes como los factores ambientales juegan un rol importante.

Síntomas

Algunos niños presentan signos del trastorno del espectro autista en la primera infancia. Otros niños pueden desarrollarse normalmente durante los primeros meses o años de vida, pero luego repentinamente se vuelven introvertidos o agresivos o pierden habilidades del lenguaje que habían adquirido. En general, los signos se observan a los 2 años.

Algunos niños con trastornos del espectro autista tienen dificultades de aprendizaje y algunos presentan signos de inteligencia inferiores a lo normal. Otros niños con este trastorno tienen una inteligencia entre normal y alta, aprenden rápido, aunque tienen problemas para comunicarse, aplicar lo que saben en la vida diaria y adaptarse a situaciones sociales.

Los síntomas más habituales son:

  • Falta de contacto con el entorno.
  • Movimientos corporales estereotipados.
  • Anomalías en la emisión, forma y contenido del lenguaje.
  • Marcada anormalidad en la comunicación no verbal.
  • Insistencia irracional en el seguimiento de rutinas.

Tratamiento

Actualmente no existe cura para el autismo, pero un correcto tratamiento puede hacer que la calidad de la persona afectada aumente. En este sentido es esencial destacar que cuanto antes comience la terapia más y mejores resultados tendrá.

Es importante mencionar que no existe un tratamiento universal y válido para todas las personas. Es necesario hacer una evaluación personalizada y realizar un tratamiento orientado a las necesidades de cada persona. Aun así, es importante considerar las siguientes áreas:

  • Terapia cognitiva para la gestión de emociones.
  • Terapia conductual.
  • Orientación familiar.
  • Fisioterapia.
  • Logopedia.

 

En Proyecto3 Psicólogos nos distingue un enfoque interdisciplinar desde el que atendemos todas las necesidades educativas, psicológicas y funcionales del desarrollo infanto juvenil o adulto. En el diagnóstico y tratamiento, establecemos sinergias entre los profesionales desde las diferentes áreas que benefician al paciente; utilizamos nuevas tecnologías aplicadas, técnicas científicamente probadas y mantenemos una estrecha colaboración con familia y colegio.


WEB-p3-15.png

Para algunos padres no hay duda, los Reyes Magos forman parte de la magia de la Navidad  y de la infancia, por lo que hay que hacer el máximo por conservar esta tradición. Para otros, lo consideran mentir a los niños, lo que podría derivar en un sentimiento de traición. Y eso nos genera la duda, ¿es positivo creer en los reyes magos?

La navidad y todo lo que le rodea, momentos en familia, regalos, villancicos, la llegada de los Reyes Magos…Forma parte de la tradición popular y pasa de generación en generación, perpetuando las costumbres de padres y familias. La llegada de sus mágicas majestades pone punto final a esta mágica época del año, haciendo felices a los pequeños y mayores de la casa.

Tradiciones e infancia

Suele ser algo común en la infancia de todos: escribir la carta a sus Majestades, limpiar los zapatos, dejarles un poco de leche y galletas para los camellos, ir a ver la cabalgata. Son momentos únicos de nuestra infancia que forman parte de la magia de la Navidad. Los que han vivido estos momentos generalmente quieren transmitírselos a sus hijos y compartir los mismos bonitos recuerdos y sentimientos.

Es una tradición que ayuda en el proceso de crecimiento y maduración de los más pequeños. Como un proceso normal de aprendizaje, descubrirá a su propio ritmo que los Reyes son los padres. La frustración o decepción es inevitable, pero no es dañina, pues al niño le está ayudando a madurar y a ir comprendiendo otras facetas de la vida y otros recursos que no tenía.

¿Cómo y cuándo decir la verdad a los hijos sobre los Reyes Magos?

Según los expertos, los niños son capaces de pensar de manera abstracta a partir de los 7 años y, por lo tanto, la edad en la que pueden entender mejor que los Reyes no son reales ronda de los 7 a 11 años, que es en realidad cuando la mayoría de ellos lo descubren por sí mismos o se entera por sus padres.

Hasta el momento, ningún estudio psicológico ha indicado que los niños padezcan secuelas o guarden rencor a los padres, por haberles ocultado la verdad tanto tiempo.

No obstante, no hay una “mejor” edad para que tus hijos descubran la verdad detrás de esta bonita y fantasiosa ilusión que la sociedad hemos creado. Por ello, lo mejor es tomarlo como algo natural, evitando las mentiras y actuando de maneral normal ante las sospechas, preguntas o incluso certezas que puedan formular los más pequeños de la casa.

Desde Proyecto 3 Psicólogos os dejamos unos útiles consejos para evitar conflictos y enfados de los niños:

  • Si un día tu hijo o hija te pregunta sobre le tema por qué ha oído o sospecha algo, no le mientas. Pregúntale qué cree o qué le han contado y así sabrás hasta dónde llegan sus sospechas y podrás responderle con la verdad.

 

  • Puede que lo tenga muy claro, si es así, puedes explicarle que es una tradición, que se hace para mostrar valores como el amor, la bondad, la generosidad. Y que no tiene por qué desaparecer ahora que lo sabe y más si hay más niños pequeños en la casa.

 

  • Si se enfada, acepta su opinión y su sentimiento, no se lo niegues, y permítele que se exprese y pregunte. Luego podéis explicadle que lo último que queríais era mentirle y hacerle enfadar, y que todo responde a un juego, a una leyenda, a una tradición.

 

En definitiva, solo tú y tu familia tenéis derecho a decidir cómo queréis que vuestros hijos vivan la Navidad, y no tiene por qué ser de la forma tradicional. Como siempre, en la educación no hay recetas, depende de la elección y el criterio de cada uno. Lo que es importante para un niño no es sólo creer o no en los Reyes Magos sino qué valores acompañan a esta figura. Cuál es el mensaje que le transmiten sus padres y qué representa para ellos esta referencia navideña.


WEB-p3-14.png

Para tener una buena empatía en la edad adulta, es recomendable generar un tipo de apego sano en la infancia. Por eso, es de vital importancia intentar generar un apego seguro entre los niños y los padres. En nuestro bienestar y en nuestra salud mental, el apego tendrá un papel crucial. Por ello, es importante conocer qué es el apego, sus tipos y su influencia en la salud mental y emocional.

¿Qué es el apego?

En lo relativo a los primeros años de vida, se entiende como apego el vínculo emocional y conductual más importante en la primera infancia, además del vínculo afectivo, es decir, el sentimiento que une al niño con una o varias personas del sistema familiar.

En la primera infancia, se crean los primeros lazos afectivos, los primeros aprendizajes y el primer eslabón de la personalidad. En la adolescencia, el vínculo fomentará la autoestima y la percepción del yo, unido al crecimiento personal y madurativo. En la etapa adulta, se ampliará el circulo afectivo y se crearán nuevos vínculos afectivos con personas hasta entonces desconocidas pero que se convertirán en relaciones afectivas como es la pareja.

¿Por qué es tan importante?

El apego es clave en el desarrollo psicológico de un niño y en la formación de su personalidad porque:

  • Es una necesidad del ser humano, tan importante como el comer o el respirar.
  • La calidad del apego influye en su comportamiento y en su desarrollo futuro.
  • Le da seguridad, autoestima, confianza, autonomía, efectividad para enfrentarse al mundo que le rodea.

Tipos de apego

1. Seguro

La figura de apego es el padre o la madre que es capaz de responder adecuadamente a las señales emocionales del niño. En este tipo de apego, el niño comprende bien los sentimientos y los puede regular; buscan la proximidad y contacto; tienen expectativas positivas; muestran actitudes de cooperación y empatía; son fácilmente reconfortados por las figuras de apego; son personas socialmente competentes y muestran una ansiedad normal en separaciones.

2. Ansioso-ambivalente

Lo compone padres que son cariñosos pero no saben entender bien al bebé; juegan menos, hay menos contacto; son duras y egoístas y menos sensibles; responde sólo a las condiciones negativas del niño (si un niño se queja); hay menos contacto. El niño muestra una ansiedad intensa; son difícilmente consolados por la figura de apego; muestra rabia anticipada; no accede a reglas fácilmente; ignoran sus estados emocionales y hay comportamiento antisocial en la adolescencia.

3. Evitativo

Aquí hay padres irresponsables, rechazantes, intolerables con los niños, piensan que todo lo que hace el niño está mal, hay continuas conductas de cólera y rechazo. El niño tiene escasa o nula ansiedad por la separación; no quiere ver a su madre con personas extrañas; evita los rechazos y castigos; el niño nota que no se le quiere, que molesta; son menos cooperativos y más agresivos.

4. Desorganizado

Está presente cuando hay padres que maltratan física y psicológicamente al niño, manipulan a su hijo. El niño está desorientado, se aproxima a la figura de apego pero con evitación de mirada; no están motivados por alcanzar metas o conductas determinadas (están llenos de miedo y angustia); temen a su figura de apego y buscan a otras personas como médicos o enfermeras; son más probables a tener problemas de conducta y de agresividad.

Hay diferentes maneras de estimular o generar un apego seguro entre los progenitores y los niños. Algunas de las recomendaciones más importantes son:

  • Sensibilidad. Responder de forma rápida y apropiada a las señales y peticiones del niño.
  • Actitud positiva. Expresar una emoción positiva y afecto hacia el niño.
  • Sincronía. Estructurar interacciones recíprocas y nuevas con el niño.
  •  Mutualidad. Estructurar interacciones en las que los progenitores y el niño atienden a lo mismo.
  • Atender estrechamente y proporcionar apoyo emocional a las actividades del niño.
  • Estimulación. Dirigir frecuentemente acciones hacia el niño.

El apego tiene un papel muy importante a lo largo de todo el ciclo vital por lo que establecer adecuados vínculos de apego con personas adultas que nos cuiden y eduquen, así como vínculos de amistad con iguales con los que compartamos experiencias y juegos, es fundamental para el desarrollo emocional.


Universal-baby.jpg

13 marzo, 2017 Servicios0

La ESCUELA INFANTIL UNIVERSAL BABY en Madrid ha comenzado dos actividades AULA DE PADRES y TALLERES DE DESARROLLO INFANTIL dirigidas a mejorar la formación de padres y a fomentar el optimo desarrollo de sus pequeños alumnos:

 

AULA DE PADRES MES
Aprender a estimular el lenguaje en edades tempranas. 23 FEBRERO
Estrategias y claves para saber manejar la conducta de 0 a 3 años: rabietas, pataletas qué son y por qué ocurren.  23 MARZO
Estimulación temprana: juegos adecuados para estimular desde casa. 20 ABRIL

 

TALLERES DE DESARROLLO INFANTIL MES
Taller de psicomotricidad: estimular el movimiento, el juego dirigido y la expresión corporal, relacionado con el aprendizaje. 9 MARZO
Taller de expresión y comunicación: estimularemos el lenguaje oral y el gusto por expresarnos y descubrirnos. 6 ABRIL
Taller de juego y bases del aprendizaje: Pondremos en marcha juegos para mejorar la atención, la curiosidad intelectual, la lógica matemática…. Como bases del aprendizaje posterior. 4 MAYO

 


Dirección

Miguel Ángel 24, 3º interior izq. 28010

Teléfono

910149575 / 665806761

Horario

Lunes – Viernes, 08:00 – 20:30 Sábado, 10:00 – 14:00
Más Información y Cita
whatsapp Whatsapp
Call Now Button¡Llámanos!