BLOG    |   Trabaja con nosotros    |   Contacto   |   Llámanos: 910 14 95 75



BLOG

WEB-p3-2.png

19 mayo, 2022 GeneralPatologías0

La necesidad de afecto básica que todo ser humano necesita se convertirá en dependencia emocional cuando las conductas que desplegamos para satisfacerla sean patológicas y desproporcionadas. Las fortalezas y la autoestima actúan como un factor de protección frente a la dependencia emocional.

¿Qué es la dependencia emocional y cómo superarla?

Se define como dependencia emocional al patrón psicológico que se caracteriza por una conducta de subordinación sentimental o afectiva hacia otra persona con la que se mantiene una relación. Para estas personas, los sentimientos de bienestar y autoestima dependen de otras, tienen una adicción hacia ellas que les priva de su libertad y de tomar sus propias decisiones.

La dependencia emocional sucede cuando una persona está convencida de que necesita a alguien más para ser feliz, sentirse realizado o completo. Afecta a millones de personas, y se puede manifestar en cualquier tipo de relación (de pareja, de amistad o familiar).

¿Qué características tiene una persona con dependencia emocional?

  • Necesidad constante de la otra persona.
  • Comportamientos sumisos.
  • Baja autoestima.
  • Inseguridad, necesidad de valoración externa.
  • Miedo a la soledad.

Causas de la dependencia emocional

La dependencia emocional está alimentada por la falta de autoestima y por aquellas inseguridades personales que alimentan la desconfianza, el miedo y la incertidumbre. Debido a todo ello, la necesidad de buscar seguridad y control aumenta de forma exponencial.

En el interior de una persona con dependencia afectiva existe un nivel de sufrimiento sumamente alto, porque quien la padece llega a pensar que es incapaz de vivir sin esa persona.

Consejos para superar la dependencia emocional

1. Reconocer que existe un problema

Una de las cosas más complicadas de hacer cuando alguien se encuentra en esta situación es hacer una reflexión profunda sobre lo que está ocurriendo. Es más fácil mirar para otro lado o culpar a otras personas que mirar para adentro y reconocer que tenemos un problema.

Tomarse un tiempo para la autoobservación y reconocer de forma sincera que hay un problema es el principio para poder dar un paso al frente y acabar con la dependencia emocional.

2. No tener miedo a la incertidumbre

Y es que, muchas veces, es el miedo a estar solos lo que nos hace volver y volver a esa relación tóxica que nos causa tanto dolor y sufrimiento. Cuando sentimos que el futuro solos es incierto, preferimos quedarnos ahí, en el lugar que ya conocemos. Por tanto, es necesario salir de la la zona de confort y adoptar una actitud positiva frente al cambio.

3. Aprendre a decir “no”

Aprender a ser asertivo es esencial para gozar del equilibrio emocional necesario para disfrutar de un mayor bienestar. Ser asertivo significa decir lo que uno piensa respetando a la otra persona con la que interactúa. Es decir, se trata de respetar a la otra parte, pero también significa respetarse a uno mismo. Aprender a decir “no” es imprescindible para recuperar la autonomía emocional.

4. Trabajar en uno mismo

El principal problema de las personas que son emocionalmente dependientes es que están demasiado pendientes de la otra persona y se olvidan de quién son. Uno debe perseguir sus metas, tener sus aficiones y trabajar en crecer cada día un poco como ser humano, en otras palabras, autorrealizarse. Para dejar de ser una persona emocionalmente dependiente, una de las claves es luchar por el propio desarrollo personal.

5. Reforzar tu autoestima

Trabajar en uno mismo es el primer paso para reforzar la propia autoestima, que, como ya se ha dicho, es una de las principales causas por las que un individuo se encuentra en esta situación. Además, cuanto más tiempo se esté en esta relación tóxica, más se sufre las consecuencias en lo relativo a la autoestima.

 

Proyecto3 Psicólogos

Si necesitas la ayuda de expertos en el cuidado de tu salud emocional en Proyecto3 Psicólogos podemos ayudarte. Somos un equipo interdisciplinar conformado por psicólogos, psiquiatras, neuropsicólogos, logopedas, terapeutas ocupacionales y fisioterapeutas.


WEB-p3-25.png

1 marzo, 2022 General0

Una persona emocionalmente inteligente es aquella capaz de gestionar satisfactoriamente las emociones para lograr resultados positivos en sus relaciones con los demás. A pesar de que varios psicólogos ya habían señalado la insuficiencia de los elementos cognitivos y racionales como únicos indicadores de inteligencia, el concepto surge en 1983 con el psicólogo Howard Gardner, quien considera a los test de coeficiente intelectual como insuficientes para lograr una apreciación de la inteligencia.

¿Qué es la Inteligencia Emocional? 

La inteligencia emocional es un fenómeno psico-fisiológico que nos permite adaptarnos a los cambios, e integrar lo emotivo y sensible que todas las personas tenemos dentro. Todas las personas tenemos sentimientos y emociones pero no desarrollamos de igual manera nuestra inteligencia emocional. Es la capacidad de percibir, expresar, comprender y gestionar las emociones. Y es importante porque cuanto más comprendamos estos aspectos de nosotros mismos, mejor serán nuestra salud mental y nuestro desarrollo social.

Existen dos formas elementales de inteligencia emocional:

  • Inteligencia interpersonal. Implica entender y comprender las emociones de los otros y tener la habilidad de reaccionar según el estado anímico del otro.
  • Inteligencia intrapersonal. Implica entender y comprender las propias emociones, de tenerlas en cuenta al momento de tomar decisiones y ser capaz de regular las emociones según la situación.

En una sociedad donde el raciocinio parece dominar cada vez más sobre las emociones, es básico tener en cuenta la importancia de la inteligencia emocional, que juega un papel más primordial incluso que el cerebro racional. Sin embargo, en los sistemas educativos rara vez se le da prioridad a la educación emocional. No estamos educados para a observar lo que sentimos y, por lo tanto, no sabemos cómo actuar ante nuestros sentimientos de forma efectiva.

¿Por qué es tan importante entrenar y desarrollar nuestra Inteligencia Emocional?

Se ha demostrado que las personas emocionalmente inteligentes son capaces de detectar e identificar sus emociones, de comunicarse de forma asertiva, de analizar las reacciones y comportamientos de los demás, intentando comprender el motivo de su reacción; con una alta capacidad empática, siempre reaccionan con calma ante cualquier situación. ¿El resultado? Líderes sobresalientes, personas proactivas, motivadas, seguras, personas felices.

La inteligencia emocional no es un rasgo innato, podemos desarrollarla a lo largo de nuestra vida. Para entrenarla es fundamental educar y reconocer nuestras emociones, esto aumentará nuestra autoconciencia emocional; automotivarnos; mejorar nuestras relaciones interpersonales; desarrollar nuestra capacidad empática (aprendiendo a ponernos en el lugar de la otra persona para poder entender cómo se siente); y potenciando nuestra capacidad de autocontrol para regular nuestro estado emocional.

¿Qué es la Psicología Cognitiva?

Podemos considerarla como una rama de la Psicología centrada principalmente en explicar de forma científica el funcionamiento interno de la mente en su relación con la realidad (percepción, planificación, memoria, atención, etc.), dicho de una forma más coloquial, estudia la forma en que los pensamientos de una persona repercuten sobre su respuesta y estado emocional y conductual.

Su puesta en práctica está claramente orientada a ayudarnos a identificar todos aquellos pensamientos o creencias que hemos exagerado y no corresponden a la realidad, con el objetivo, de poder cuestionarlos y conseguir plantear la duda en relación a estas concepciones.

Aunque existen algunos profesionales algo reticentes a estas técnicas, lo cierto es que a día de hoy, nos encontramos con una técnica que continúa cogiendo fuerza, siendo cada vez más utilizada en tratamientos terapéuticos.

 

«A raíz de la pandemia hemos experimentado multitud de emociones, principalmente desagradables ,por ello será interesante cambiar nuestro foco de atención y preguntarnos qué información obtenemos de ellas y qué podemos aprender de lo que nos intentan comunicar. Lo recomendable es aprender a reconocer cómo nos sentimos ante determinadas situaciones, para así poder comunicarlo a los demás y actuar en consecuencia.

En lugar de evitarlas, debemos verlas como algo que forma parte de nosotros y aceptarlas para, así, poder dejarlas marchar cuando hayan cumplido su función», Proyecto3 Psicólogos.

 


coffee-2608864_1920-1200x800.jpg

29 mayo, 2020 Actividades0

¿Qué es lo que más apetece ahora? Reunirse y disfrutar de un buen desayuno o merienda. Y si además le sumamos un objetivo que ayude a ordenar mis emociones, sentirme mejor, compartir con otros lo que llevo dentro, desahogarme…

Charlas dirigidas por un psicólogo donde se programarán y trabajarán herramientas y estrategias emocionales en grupos reducidos:
– Grupos de preadolescentes y adolescentes para el refuerzo de la autoestima, habilidades sociales, control de la frustración, toma de decisiones y desarrollo personal.
– Grupos de adultos: ofrecemos grupos de temáticas variadas como la gestión del duelo, el manejo de la ansiedad o la exposición a situaciones traumáticas.

¿Cuándo?: Última semana de junio, todo el mes de julio y la primera semana de septiembre.

Horario: desayunos de 9 a 10.30h / meriendas de 17 a 18.30h
Precio: desde 60€
*También existe el formato de grupos on-line.

Si quieres más información, contacta con nosotros en el +34 655 80 67 61 o a través de secretaria@proyecto3psicologos.com


Dirección

Miguel Ángel 24, 3º interior izq. 28010

Teléfono

910149575 / 665806761

Horario

Lunes – Viernes, 08:00 – 20:30 Sábado, 10:00 – 14:00
Más Información y Cita
whatsapp Whatsapp
Call Now Button¡Llámanos!